Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Inquisición en la URL?
Por Antonio Castillo - Guatemala 3 de abril de 2018

No, no se trata de inquisición contra "herejes" y "brujas", que vaya si no constituyó una política criminal y de vergüenza para todo aquel que se conciba y defina como cristiano católico. En este caso, en pleno siglo XXI, se trata de una política de juicio y castigo contra toda aquella persona o centro que signifique pensamiento crítico. Esto ocurre y afecta a diversas instancias con funciones de docencia, periodismo e investigación en la Universidad Rafael Landívar.

El inicio de esta ola inquisidora inicia en el año 2017, al asumir como nuevo rector el jesuita Marco Tulio Martínez, por decisión del Provincial (o jefe regional) de la orden religiosa, el también jesuita Rolando Alvarado.

El primer hecho público fue el despido de un docente de la Facultad de Derecho, por el simple hecho de haber participado en protestas contra el gobierno de Jimmy Morales. El argumento del rector para despedir al docente fue el uso de un lenguaje soez al momento de la protesta, hecho que fue divulgado en redes sociales. En este hecho participa también el decano de dicha facultad, el señor Hugo Escobar Menaldo, familiar consanguíneo del militar Ortega Menaldo, histórico dirigente de La Cofradía, una estructura criminal proveniente de los años 80. A todas luces el argumento sobre el lenguaje carece de sustento serio, universitario, académico, profesional e, inclusive, ético. En este caso las denuncias por el despido injustificado fueron tibias y no pasaron a más, no obstante lo flagrante de la falsa justificación para el despido.

El segundo hecho consistió en el intento por censurar la labor de investigación y publicación periodística de Plaza Pública, un proyecto de la misma universidad. Este intento fue ejecutado por el rector Marco Tulio Martínez, con la justificación de presiones externas, provenientes de empresarios que se quejan de ser objeto de investigación en los trabajos de Plaza Pública. Son presiones que sin duda, tienen la comparsa de fuerzas conservadoras "internas" a las cuales representa el actual rector. El hecho generó que algunos miembros del equipo de Plaza Pública renunciaran y que otros finalmente no lo hicieran al lograr que el rector diera marcha atrás y se viera obligado a firmar una carta en la cual se comprometía con mantener la orientación de este medio y garantizar el derecho a la libre emisión del pensamiento que este proyecto realiza. En este caso, el rector dio marcha atrás, así mismo, por la solidaridad hacia Plaza Pública, mostrada por múltiples sectores internos y externos a la URL. Sostener la censura contra este medio habría significado una violación a derechos humanos por parte de la URL y un fuerte desgaste no solamente contra la universidad sino contra la orden jesuita.

El tercer hecho sucedió antes de la Semana Santa. El rector decidió el despido del doctor Peter Marchetti, un jesuita formado en la Universidad de Yale, reconocido por su alto valor intelectual crítico, que dedicó toda su vida a la Compañía (46 años), como sacerdote hasta hace pocos años y como laico hasta este año. En la URL trabajó durante dieciséis años, con un contrato neoliberal.

En una carta que hizo pública el doctor Marchetti, habla del problemático clima laboral, la autocensura, la desconfianza y los quiebres generados por la gestión del rector Martínez. Denuncia también cómo comunicó directamente al rector sus opiniones sobre la parálisis e incertidumbre que estaba generando su gestión. También habla de la comunicación con el Provincial, el jesuita Rolando Alvarado, a quien le expresó su preocupación con relación al cisma político generado por el caso de Plaza Pública y por los daños al tejido académico y espiritual de la URL ocasionados por el estilo verticalista y prepotente del rector. Refiere que el Provincial le pidió escribir sus críticas y compartírselas en una especie de secreto parecido al confesional y cómo de esta comunicación se enteró inmediatamente el rector. Esto hace suponer la existencia de un sistema de vigilancia de correos electrónicos en la URL –como lo justifica el Provincial– o la falta de ética y deslealtad del Provincial al compartir dicha "confesión" con el actual director de la URL. En cualquiera de las opciones esto habría desencadenado el despido Marchetti.

El despido del doctor Marchetti es un hecho revelador porque no solo cuestiona la política laboral de los jesuitas en la URL, sino la ética con la cual han estado actuando algunos de sus miembros. Sin duda, habla de una especie de inquisición contra intelectuales, académicos y medios como Plaza Pública. Una inquisición que sigue siendo una amenaza siendo que existen planes para la desestructuración de toda la labor de investigación en la universidad, bajo la justificación de una supuesta necesaria reorganización. De hecho, existe la amenaza de despido de vicerrectores, directores, investigadores y docentes críticos, quienes vienen aportando a revelar la realidad y cuestionar los cursos por los cuales transita el país.

Tal parece que, en este contexto, quienes dirigen la URL (el Rector y el Provincial), están optando por recuperar a plenitud el carácter conservador de dicha universidad y quebrar toda crítica contra el Pacto de Corruptos, lo cual pareciera estar detrás de esa pretensión. Están tratando, como lo sospecha Marchetti, convertir en ciega, sorda y muda a URL y por consiguiente a la Compañía de Jesús. Esto al mismo tiempo significa constreñir la libertad académica y alejarse de la búsqueda de la justicia y la equidad que persigue tanto una como otra.

Nuevos hechos en esta dirección confirmarían esta política en la URL. En tanto, las acciones descritas permiten cuestionar los valores, la ética y la orientación política y académica con que está siendo dirigida la universidad jesuita. Además, siendo que se está atacando la investigación y la proyección democrática y crítica de la URL, nos preguntemos: ¿La URL se está situando del lado del Pacto de Corruptos? En todo caso, como dice la Biblia: Por sus frutos los conoceréis.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.