Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Las nuevas autoridades de seguridad del Estado
Por Arnoldo Villagrán* - Guatemala, 27 de noviembre de 2019
Arnoldoguate5@gmail.com

El presidente electo, Alejandro Giammattei, confirmó a los medios de comunicación que militares retirados integran su Gabinete de Seguridad. Según fuentes, analistas de seguridad y tomando en cuenta la historia inmediata de Guatemala, identificaron a estos oficiales como la “línea dura” de militares y oficiales de inteligencia” que tuvo el Ejército durante el conflicto armado interno, que se caracterizó por la vigilancia y la ubicación de enemigos del Estado, de grupos subversivos” y que ahora que estarán con el presidente electo.

Las fuentes señalaron que estos militares tienen mucha relación con “La Cofradía”, nombre con el que era conocido en el Ejército, un grupo de inteligencia que había infiltrado todo tipo de instituciones para combatir a las fuerzas insurgentes.

El regreso de estos militares al ámbito político causa preocupación por la visión de “Enemigo Interno” con la que identifican a la población, sobre todo la que no comparte las ideas militaristas y las prácticas contrainsurgentes de estos personajes.

Se debe tomar en cuenta que el Proyecto Contrainsurgente, aún está legalmente vigente en la Constitución Política de la República de Guatemala y en las funciones de Seguridad Interna que se le asignan a la institución armada. Causa preocupación por la posible represión y criminalización de las Demandas Sociales que se manifiesten ante el Ejecutivo por diferentes sectores y sus instituciones representativas.

Preocupa que pueda existir un retroceso a esquemas de seguridad nacional como ocurrió en el conflicto armado interno, sobre todo porque estos militares aún conservan y practican el Modelo de Seguridad y Políticas Contrainsurgentes, contenidas en la Estrategia impuesta por Estados Unidos en América Latina; la Doctrina de la Seguridad Nacional. Grupos de derechos humanos e integrante de la sociedad civil criticaron con fuerza la decisión de Giammattei de militarizar la seguridad pública.

Existe temor de se puede producir una escalada de militarización de las instituciones de seguridad del Estado, como ocurrió desde el Gobierno de Otto Pérez Molina y el de Jimmy Morales. El Sistema Nacional de Seguridad, que fue creado para coordinar las acciones de las instituciones de seguridad del Estado, fue desnaturalizado en sus funciones, misiones y estructura, para de nuevo colocar al Ejército a dirigir no solo el Sistema sino el propio Consejo y la Seguridad Interior. Se subordinó a la Policía Nacional Civil y las inteligencias a las directrices castrenses.

Se contravienen los Acuerdos de Paz sobre todo el que indicaba el Fortalecimiento de Poder Civil y Función del Ejército en una Sociedad Democrática. Giammattei justifica que los A. de P. ya no tienen vigencia porque no fueron cumplidos.

La inteligencia estuvo al servicio de estructuras económicas y políticas, durante el Conflicto Armado Interno y los analistas han señalado que todas estas estructuras no se han desvinculado de estos sectores y siguen integrados a los grupos de poder. También los analistas consideran que “con los nombramientos de ex militares, el presidente electo demuestra su inclinación por los castrenses”.

Se considera una alta peligrosidad de que esto sea un proceso de continuidad en cuanto a conexiones que haya con los militares y las autoridades actuales. Edgar Godoy futuro Ministro de Gobernación, fue contratista del alcalde Álvaro Arzú. Hay que ver también que el futuro secretario de comunicación también viene del grupo de Arzú.

Los analistas consideran evidente que los militares retirados propondrían el fortalecimiento de la institución armada, del incremento de recursos para el Ministerio de la Defensa y no para la seguridad ciudadana.

Estos militares que conducirán la seguridad del Estado, han integrado las cúpulas militares, quienes han trabajado con varios gobiernos. Los comentarios no son mejores. Para algunos analistas políticos, la decisión de Giammattei obedece a la cooptación que de su gobierno han realizado desde ya los castrenses, a una política de pago de favores de campaña. “Seguro está pagando facturas de campaña”, se señala sobre los personajes que pretende llevar el presidente electo, dice un analista.

La presencia de militares dirigiendo las instituciones de Seguridad, pero Gobernación en particular, es considerada como un verdadero retroceso para el país. Los analistas consideran que un país, para avanzar, debe tener civiles en una entidad como Gobernación, pero con Giammattei estaría regresando en el tiempo y esto es muy preocupante. Él pudo haber hecho designaciones a tono con la actualidad, no volver al pasado.

La conformación del Gabinete de Seguridad de Alejandro Giammattei, es un indicador de que los círculos militares se encuentran unidos por fidelidad profesional, o también llamada Unidad de Cuerpo. Esta trasciende más allá del tiempo y las circunstancias políticas, dentro de las cuales se busca el apoyo permanente de sus compañeros de promoción, sin mencionar las rivalidades entre generaciones. Esta surge a lo largo de una carrera en la que la competencia y la lealtad entre compañeros de promoción se entremezclan y se complementan según las oportunidades que les ofrece la coyuntura política.

Existe una explicación en la tendencia militarista de Alejandro Giammattei. Integró el primer Comité Ejecutivo Nacional, CEN, del Partido Patriota, PP, que llevó a la presidencia del General Otto Pérez Molina.

Allí se congregaron el ex secretario de un político retornado del exilio en la década de 1980; el sobreviviente de un ataque mortal contra un líder político en 1994; un economista, consultor de Naciones Unidas y funcionario de carrera; la ex secretaria de comunicación del presidente autogolpista; un médico-político capitalino; un empresario de aparentemente poca monta; y el controversial general que de alguna manera se había cruzado en sus vidas y carreras políticas durante las dos décadas pasadas.

Se trata de Carlos Valentín Gramajo Maldonado, Mario Arturo López Arrivillaga, Pavel Vinicio Centeno López, Ingrid Roxana Baldetti Elías, Alejandro Giammattei Falla, Christian Michael Ross Acevedo y el propio Otto Pérez Molina. El militar se rodeó de civiles.

Pero “es más fácil militarizar un civil, que civilizar un militar". Esas palabras de Luis Cardoza y Aragón muestran sagacidad y mantienen su filo irremediable. El presente lo confirma. (Tomado de La historia del capo de un cartel político-militar. Harald Waxenecker. 21 de Septiembre de 2015)

* Politicólogo.

(Consultas en Internet y notas periodísticas)

 

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.