Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El negocio de las medicinas
Por Byron Barrera - Guatemala, 26 de julio de 2004

En Guatemala el negocio de la venta de medicinas florece como ningún otro. A diario, son centenares de personas las que acuden a los centros privados de atención a diabéticos o potenciales diabéticos, para inscribirse y poder recibir atención médica y adquirir medicamentos a menor precio. Los hospitales cercenan brazos y piernas por montones a pacientes con diabetes, cuyo índice aumenta por los bajos índices nutritivos de los alimentos, el uso de agrotóxicos en la agricultura y la ganadería, el alto consumo de comida chatarra y aguas gaseosas y el uso excesivo de grasas.

Como no hay controles de calidad. Un ejemplo: en las granjas el pollo se hace crecer a base de hormonas mezcladas en el concentrado. Desde que nacen, estos animales comen las 24 horas porque la luz se les permanece prendida toda la noche, dándoles la sensación de que es de día. El crecimiento del pollo se acelera artificialmente para sacarlo a la venta en forma masiva, además sin competencia porque es un área cerrada de la economía nacional. La única pieza que se puede importar en mínimas cantidades es el muslo, que contiene más grasa y cuyo mercado principal es el área rural.

La carne de res también tiene altos índices de contaminación, debido a los concentrados y los abonos químicos aplicados al zacate para lograr su crecimiento rápido. El alimento del ganado con fines de máxima producción de leche y máximo peso de la carne, a veces inyectada con agua, incide a la larga en mayores índices de diabetes y cáncer.

La relación enfermedades-ganancias-contaminación es inseparable. No es coincidencia que las grandes transnacionales farmacéuticas sean también las mayores productoras de agrotóxicos.

Si uno pasa revista al negocio de las medicinas, encuentra datos que explican el por qué hoy es más común enfermarse. Claro, si las ganancias son multimillonarias en la cadena de la industria. Sólo el 58.4 por ciento del mercado mundial de farmacéuticos produjo ganancias por 517 mil millones de dólares en el 2002. También esa es la razón por la cual las empresas farmacéuticas transnacionales quieren monopolizar la venta de medicamentos mediante los sistemas de patentes, declarando la guerra a la producción de medicinas genéricas, a pesar de que más del 90 por ciento de los medicamentos nuevos que producen son una copia de los que ya existen, con alguna modificación menor que les permita sacar una nueva patente y prolongar el período de monopolio de 20 años que les otorgaba su patente anterior.

Las multinacionales farmacéuticas fueron las que redactaron del capitulo sobre Aspectos de Propiedad Intelectual relacionados al Comercio (ADPIC), en la Organización Mundial del Comercio, que impuso el patentamiento de seres vivos en todo el mundo.

En enero el 2004 el Vaticano acusó a la industria farmacéutica mundial de cometer genocidio de los enfermos de SIDA en países pobres, por mantener altos precios de las medicinas.

Son conocidas las presiones de Estados Unidos para que Brasil deje de fabricar medicinas baratas contra el SIDA, cuyo programa es de los más exitosos del mundo. El pedido de Washington busca proteger a las grandes empresas transnacionales que venden por 10 ó 15 mil dólares anuales por paciente los medicamentos que Brasil produce por solo $350 dólares.

Como una competencia de las farmacéuticas transnacionales, ha surgido una cadena privada de medicamentos genéricos, que se aprovecha de que muchos de las medicinas patentadas llegan al consumidor con valores superiores al verdadero costo de la producción.

Así es como ha surgido en México la Cadena de Farmacias Similares, propiedad del empresario Víctor González, quien se ha asociado en Guatemala a la Premio NóbelRigobertaMenchú, una dirigente indígena que desde su puesto como embajadora móvil del actual gobierno de empresarios promueve el negocio de las farmacias. Con cien expendios funcionando, la mayoría de ellos con franquicias adquiridas a un costo de $25,000 dólares, la empresa ha anunciado que para fines del 2005 esperan tener 500 farmacias en todo el país. Para el área rural, la franquicia será vendida en $10,000 dólares.

La cadena argumenta que los productos genéricos benefician a las clases más pobres, pero hay quienes cuestionan la calidad de estos medicamentos. Verdad o manipulación, lo cierto es que la proliferación de farmacias revela la gran importancia de la medicina curativa, mientras que la salud preventiva brilla por su ausencia en las políticas estatales.

Fuente: www.cambio3.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.