Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Debate sobre biocombustibles
Por Byron Garoz - Guatemala, 10 de abril de 2007

Producir combustibles antes que alimentos.

Un asunto que se ha mostrado como central en el debate sobre los biocombustibles es la prioridad que se daría a la producción de cultivos destinados a este uso, en detrimento de la producción de alimentos. Ha comenzado a manifestarse la sustitución de pequeños cultivos y bosques por extensos monocultivos de oleaginosas para producir etanol y biodiésel. En el caso mexicano, la principal comercializadora de granos del mundo, la norteamericana Cargill, ha preferido vender el maíz a las compañías energéticas norteamericanas a futuro que a las tortillerías mexicanas. Este fenómeno se está reproduciendo en muchos otros lugares. Así, la soberanía alimentaria del sur se enfrenta hoy al voraz consumo energético del norte. Uno de los objetivos de las grandes empresas transnacionales es desarrollar variedades de cultivos con mayor producción de combustibles que de características alimentarias, a través del desarrollo de cultivos de Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

Los países europeos, en su afán por cumplir con sus obligaciones dentro del Protocolo de Kyoto, están empeñados en cambiar sus sistemas energéticos basados en combustibles fósiles por biocombustibles, como una posibilidad de seguir con su estilo de vida sin incrementar sus emisiones de gases invernadero. Sin embargo, en Europa no existen tierras suficientes para la producción de la cantidad de biocombustibles que se necesita. Aunque Estados Unidos tiene suficientes tierras agrícolas, el consumo de energía es tan alto que también van a necesitar importar. ¿De dónde vendrán esos biocombustibles? De América Latina, Asia y África.

Tierras de vocación agrícola que al momento son utilizadas para la producción de alimentos o son ecosistemas naturales, van a ser utilizadas para la producción de cultivos para la producción de biocombustibles. De acuerdo con Woldwatch, para llenar el tanque de un automóvil de 25 galones con etanol, se necesita una cantidad de granos suficientes para alimentar a una persona por un año.

Otro asunto preocupante es el hecho de que muchos de estos cultivos podrían ser cultivos transgénicos, como es el caso de la soya RR en Argentina y Brasil. Los biocombustibles pueden acentuar los problemas generados por los monocultivos de soya, palma africana y caña, por la voracidad energética que existe en el mundo, sin que se resuelvan los problemas ecológicos y sociales de fondo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.