Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El dinero o la vida
Por Byron Garoz Herrarte - Guatemala, 7 de mayo de 2013
garozbyron@gmail.com

Lo que había sido hasta ese momento un domingo tranquilo, cambió de pronto. Estaba con mi hijo buscando 4 objetos interesantes en el bosque (escarabajos, plantas, nidos...), llevábamos uno, nos faltaban tres. Para cubrir más terreno nos separamos unos metros y continuamos en la búsqueda.

De pronto, a unos ocho metros de mí -entre los árboles- saltó un tipo jóven, alto. Se llevó la mano a la cintura e hizo el además de sacar algo, "este serote va a sacar una pistola" pensé (específicamente pensé en una escuadra); pero sacó un machete como de un metro de largo.

"No te movás, quedate donde estás" djo, "o te mato". Se acercó blandiendo el machete mientras escuché los pasos de otros dos tipos acercándose por detrás. Era poco lo que podía hacer... el del machete estaba entre mi hijo y yo (afortunadamente no vio mayor cosa, todo fue muy rápido). Así que ví a los ojos al del machete mientras se acercaba y le dije "tranquilo, llevate todo pero no nos hagan nada".

Estaban nerviosos, igual que yo. Así que tiré al piso el dinero que tenía en la bolsa y la cámara que llevaba en la mano. Las recogieron de prisa, mientras otro me bolseaba, solamente encontró mis papeles y un teléfono que vale como Q100 -afortunadamente me los dejaron-.

Aún le dije al del machete cuando comenzaron a correr "dejame la cámara vos... no se lleven todo el pisto necesito echar gasolina para el regreso"... se volvió, me vio, sonrío nada más como diciendo nos seas imbécil y corrió de nuevo.

Esto no sucedió en un lugar recóndito, fue en el bosquecito frente a la Laguna del Pino, un domingo concurrido, a las 4:00 de la tarde.

Más allá del susto, echaré de manos la cámara y echaré de menos un país en el que se pueda caminar tranquilamente entre el bosque un fin de semana buscando objetos interesantes.

Pero también pienso en l@s estúpid@s (Drae: 1. adj. Necio, falto de inteligencia) que aplican estados de sito para “controlar la delincuencia” (con el objetivo de reprimir la organización popular); mientras la ciudadanía está a merced de cualquiera en cualquier parte.

Mierda.

* Colectivo de Estudios Rurales Ixim

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.