Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

NADA SE NOS HA OLVIDADO
PORQUE NUNCA NADIE SE NOS HA OLVIDADO

Por Convergencia 31 de enero - Guatemala, 26 de enero de 2005

Querido-a hermano-a:

Reciba un caluroso y fraternal abrazo. Le escribimos desde el fondo de nuestro corazón y nuestra conciencia. No queremos lastimar, no queremos abrir heridas por gusto. La mayoría de nosotros sabemos lo que es el dolor de perder a un ser querido por la represión. A muchos de nosotros también nos ha tocado sufrir esto. A algunos nos ha tocado que pasar años buscando a un desaparecido sin saber nunca dónde quedó. Por esto mismo, sabemos que recordar no es fácil, pero a veces es necesario.

Ahora que se van a cumplir 25 años de la terrible masacre del 31 de Enero, nos hemos reunido un grupo de compañeros que en aquel tiempo estuvimos cerca de este hecho, que nos tocó verlo y a algunos vivirlo. Muchos de los masacrados eran compañeros y amigos nuestros. Habíamos compartido, con ellos, esperanzas, tristezas y alegrías. Conocíamos su voz, su risa, sus palabras. Habíamos compartido con ellos unas tortillas y un vaso de café unos días antes. Habíamos comprendido que las luchas de los campesinos son justas y que era necesario unir las luchas de todos los sectores para poder tener más fuerza. Por esto, entre los masacrados, se unió la sangre de campesinos, de estudiantes, de pobladores, de obreros y de profesionales. Para nosotros un compañero de lucha es como un hermano o hermana, es como un padre, como una madre, es también como un hijo. Por eso, en esos días, también lloramos, también nos dio mucha rabia, porque también sentimos que nos arrancaron una parte de nosotros mismos desde muy adentro. Por eso hoy, 25 años después, nos sigue doliendo, seguimos enojados por la injusticia y la impunidad y por eso, queremos que esta sangre no se olvide.

Ahora queremos rendir un homenaje a los compañeros y compañeras, porque sembraron futuro. Darles un lugar digno como luchadores en la historia de nuestro país, porque se lo merecen. Se merecen que Guatemala y el mundo los recuerde con orgullo y con amor como de seguro ustedes también los recuerdan. Por esto, queremos invitarlos a que sean parte de este homenaje. Creemos que ustedes, como familia de los compañeros, tienen un lugar especial en el corazón del pueblo y merecen ser parte de este homenaje y de nuestro compromiso de seguir luchando para que ya no se repitan masacres como la del 31 de enero o como la del 31 de agosto del 2004 en la finca Nueva Linda.

Nos sentiremos muy contentos si usted decide acompañarnos y ser parte de las actividades que estamos preparando. Junto con esta carta, va el programa de actividades. Si usted tiene alguna otra idea de cómo podemos dar un justo homenaje a su familiar, por favor háganoslo saber para que lo tomemos en cuenta.

Un abrazo tan fuerte como fuerte es la lucha por la justicia en Guatemala.

Convergencia 31 de enero.


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.