Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿La Huelga de dolores como patrimonio cultural de la Nación?
Por César Antonio Estrada Mendizábal (1) - Guatemala, 27 de marzo de 2017

En estos días, en la Usac se oyen defensas de la Huelga de Dolores para que irreflexivamente se apoyen sus diferentes y no muy universitarias actividades. Es cierto que en el pasado, en condiciones distintas de las actuales, la Huelga fue una expresión política a favor de los intereses populares, en contra de la dictadura oligárquico-militar de turno, dio voz a los que no tenían voz, informó lo que la reaccionaria prensa comercial callaba y –por qué no– era un jolgorio estudiantil cargado de ingenio y chispa. Pero, lamentablemente, también es cierto que el tiempo pasa, las cosas cambian y en los últimos lustros la pobre huelga sencillamente se ha desnaturalizado y ya no es lo que fue. No en balde por décadas nos cayó la terrible represión estatal, nos llenamos de mediocres acomodaticios, y la falta de conciencia social unida al individualismo generalizado llevó a lo que hoy presenciamos: una actividad burda, abusiva, sin gracia y con poco sentido político y universitario, donde cualquiera se pone una capucha y puede actuar a sus anchas, impunemente, a pesar de los estudiantes bien intencionados que puedan participar en ella.

Pues bien, recientemente tuve la oportunidad de oír a miembros del oscuro comité de Huelga de Dolores e incluso a algunos directivos y funcionarios universitarios decir que había que apoyar esta tradición por el mero hecho de serlo y de tener no sé cuántos años –cuán conservadora y formalista sigue siendo esta sociedad– y –oh, grandeza– por ser patrimonio cultural de la Nación. ¿Ingenuidad, buenas intenciones, corrección política, búsqueda de pretextos para justificar sus posturas? Quién sabe, hay de todo. Cuando se dice patrimonio uno piensa en hacienda, en un conjunto de bienes y riquezas, en algo material. Sin embargo, se ha extendido el término y se habla de patrimonio cultural e intangible de una sociedad o de una nación, aunque en nuestro eternamente incipiente país sea muy problemático hablar de nación.

¿Quiénes deciden, con qué fines y con base en qué criterios a qué se le va a dar el calificativo de patrimonio cultural intangible de la Nación?, ¿cómo afecta este nombramiento a las actividades u organizaciones que lo reciben?, ¿mejoran su forma de ser o de proceder?, ¿las personas que realizan dichas actividades se ven estimuladas o, por el contrario, se acomodan y abandonan amparadas en que ya han sido reconocidas? Sin duda, hay expresiones de las artes escénicas o de la vida popular que deberían perdurar y que merecen todo el apoyo por su valor estético o histórico, pero una organización como una orquesta sinfónica o un desfile como en este caso la Huelga de Dolores, no son algo fijo y ya dado, como los bienes tangibles, como un monumento arqueológico, sino producto del hacer de las personas y cuyo resultado, por consiguiente, no es seguro, es decir, puede decaer o puede superarse, está sujeto a los vaivenes históricos e ideológicos de la sociedad.

¿Puede, entonces, pedirse que no sólo continúe la Huelga de Dolores sin ninguna autocrítica, con todos los vicios que ahora tiene, e incluso pedir ayuda monetaria oficial a la Universidad, y dar como razón que es “patrimonio cultural de la Nación”? No lo creo. (Por cierto, también se ha dicho que esta ayuda en metálico es necesaria para no volver a tomar los parqueos y hacer la talacha.)

Por si fuera poco, al indagar quién concede este nombramiento de patrimonio cultural, resulta que es el inefable Ministerio de Cultura y Deportes, según el Decreto 26-97, modificado por el 81-98 del por sus obras conocido Congreso de la República. Hay, pues, razones más que suficientes para tomar cum grano salis esto de recibir la designación de patrimonio cultural de la Nación.

1) Miembro del Consejo Superior Universitario Representante de los profesores de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.