Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Reducto del mal
Por César A. García E - Guatemala, 24 de junio de 2005

El Congreso es responsable del caos del país, tanto o más que el Ejecutivo.

El recinto aglutina todo tipo de especies, comparten -casi todos- la codicia y la malandanza; algunos son los creativos, encargados de ver cómo se agencian -a través de diversas artimañas- de más recursos del pueblo, y otros -sintiéndose buenos y confesándose devotos cristianos- no pierden el tiempo y alargan la mano, para recibir de buen agrado, las dádivas vestidas de legalidad, que -a cargo del erario nacional- les proveen los creativos.

La agudeza de algunos personajes, la caradura de otros, la elocuencia con la cual engañan, sin inmutarse varios de ellos(as), muestran su habilidad pasmosa como actores y actrices. Algunos se disfrazan de socialistas, otros como defensores del pueblo, sin faltar alguien que se yergue como la anticorrupción…pero todos son cómplices, todos callan cuando les conviene y cuando se trata de despojar al pueblo que votó por ellos; a nadie parece alcanzarle lo que gana, aunque seguramente -muchos de ellos- jamás habían gozado de tales emolumentos y menos habían sido conocidos por “honorables”…ni en sus propias casas.

Habrán intuido que hablo del Congreso, permítanme relatarles dos mañas -que me contaron- de estos timadores, una de las cuales el Presidente de ese organismo, reconoció ante los medios de comunicación. No. 1, Viáticos: cuando les invitan al extranjero, normalmente los gastos de viaje son sufragados por el gobierno que extiende la invitación o eventualmente por algún otro ente paraburocrático, pero resulta que los diputados se roban los dineros que el propio Congreso les asigna por concepto de viáticos; pues si todos los gastos están cubiertos ¿caben los viáticos a cargo del Estado? Por supuesto que no, pero igualmente se los embolsan, con la bendición de Méndez y por ende de la Gana. Esa acción los hace acreedores sólo de un calificativo ¡ladrones!, pero la cosa no queda allí, ahora se les permite viajar -con gastos pagados- con sus cónyuges, granjería que ninguno(a) rechaza, ni las que ponen cara de niñas de primera comunión.

No. 2, Asesores; como a los inescrupulosos congresistas, se les frustró su jugoso aumento de sueldo, el cual era un insulto a la pobreza de este país, sobre todo tomando en cuenta la precaria calidad de los parlamentarios, encontraron la forma de agenciarse de recursos. Resulta que contratan asesores a quienes pagan -por ejemplo- Q10 mil mensuales, a cargo del pueblo por supuesto, y estos asesores (imagínense la calaña) les tienen que devolver a sus jefes (los diputados) el 50 por ciento del emolumento.

Estos hurtos son secretos a voces, podremos imaginarnos que existen muchos más. El Congreso es responsable del caos del país, tanto o más que el Ejecutivo; la mayoría de sus integrantes se convierten el día mismo de su investidura, en depredadores de su pueblo, en carroñeros serviles al servicio del gobierno de turno…no se confunda, todos son cómplices, si hubiese alguno con un ápice de decencia, ya habría convocado a una conferencia de prensa para denunciar los anómalos manejos. ¿Cuándo prosperará Guatemala? Cuando dejemos de delegar el poder en perjuros.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.