Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

CICIG: crisis institucional
Por César A. García E. - Guatemala, 3 de agosto de 2007

La respuesta a la corrupción e impunidad no vendrá de Cicig.

Se celebra por muchos la aprobación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala; otros muchos lamentan su nacimiento; hay quienes satanizan su existencia; y otros descalifican –irreflexivamente- a todo aquel que opina en contra de ella. Si algo dejó claro el proceso de la CICIG fue nuestra intolerancia y falta de capacidad de diálogo, aunque obviamente también sacó a luz la porquería que abunda en casi todas las organizaciones políticas partidistas, demostró cómo muchos de los politiqueros, lejos de ser disciplinados afiliados a un partido y seguidores de una ideología, ostentan la fea calidad de cómplices, siempre en oferta al mejor postor, cómplices siempre dispuestos a publicar y gritar las fechorías… de las que ellos antes fueron parte.

Aunque –dadas las circunstancias de extrema corrupción y descrédito institucional que está llevando al país por la ruta del clamor por una dictadura y al colapso de nuestra frágil democracia-, en lo personal veo a la CICIG como un “mal necesario”. Debo lamentar también las causas de su nacimiento, pues este evidencia –ni más ni menos- que una crisis institucional de grandes proporciones… una crisis que nos rehusamos –como muchos otros problemas serios- a afrontar y resolver como guatemaltecos… de modo que tiene que venir la “célebre comunidad internacional” a intentar desnudar –lo cual dudo mucho vaya a ocurrir- nuestros vergonzosos problemas.

Es obvio que la solución a la corrupción e impunidad, no vendrá de la CICIG; lo compacto de esta comisión, el desconocimiento de nuestro entorno y la enorme dimensión del problema hará –casi seguramente- que sus resultados sean lentos y exiguos, pero lo más dramático es el hecho de que las instituciones que tienen el mandato legal de luchar en contra de la impunidad (Organismo Judicial, Ministerio Público y fuerzas públicas) aceptan -con la coexistencia de la CICIG- que están infiltradas hasta los tuétanos por gente vinculada al crimen organizado, la corrupción y las nefastas fuerzas paralelas.

Debemos estar claros que las CICIG nacen como resultado de nuestra apatía y permisión a lo fétido, lo cual ha provocado que nuestras instituciones no funcionen, estén contaminadas por la corrupción y se hayan convertido en facilitadoras de la impunidad; la gran paradoja que resulta de la aprobación de la CICIG es que la mayoría de quienes votaron a favor y la mayoría de quienes votaron en contra dentro del hemiciclo, comparten el gusto por el abuso, la malandanza y la impunidad… no serán extranjeros quienes salven nuestra patria, esa responsabilidad simplemente es indelegable.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.