Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los principios perdidos
Por Carlos Asturias P. - Guatemala, 27 de julio de 2004

Después de asistir a la brillante charla que sobre los principios éticos se impartiera en la universidad Landívar; escuchar los principios filosóficos, técnicos y prácticos que definen a este ya casi perdido valor humano, y después de un breve periodo de capa caída ante la indiferencia que se pone al ser humano como tal ante los valores económicos de voraces intereses me decidieron seguir en esta casi imposible lucha por defender los recursos naturales ya casi limitados y prestos a desaparecer por ese grupo que no mira mas allá de su enriquecimiento, sin darse cuenta que están labrando su propia destrucción.

Los saqueadores, corruptos y narcos siempre encontrarán la excusa para querer justificar la suciedad de sus fines, pero como bien dice el dicho "A cada coche le llega su domingo" para lo cual y como siempre he insistido los ejemplos son abundantes, ante todo ahora y en una demostración más de lo que se persigue con la APERTURA DE LA BRECHA DEL NARANJO, CEIBO TENOSIQUE.

Allá por los años 59 o 60´s, apareció por Petén un acaudalado mexicano precisamente de Tenosique según se supo, su nombre Fernando Romero Arias, Banquero, fabricante de barcos, comprador de oro, de reliquias Mayas y maderas finas. Su interés era sacar maderas finas de Petén a través de la Laguna El Toro, que se encuentra ubicada al oeste de las ruinas del Mirador, precisamente en la frontera entre México y Guatemala; ya por esos tiempos se comentaba la riqueza forestal de Río Azul y Aguas Turbias, en cuanto madera fina se refería; no es difícil recordar o releer los mostrados intereses de autoridades de esos tiempos en encontrar justificaciones de propiedad sobre tales bosques nacionales. Disponía del equipo de arrastre necesario para botar a la laguna los árboles y recogerlos al lado mexicano y aunque la laguna es pequeña, llenaría el requisito de pasar casi inadvertidamente.

Hace dos años otro millonario mexicano socio y representante de MONSANTO en ese país, de apellido ROMO, que al igual que Pescuezo que era el apodo del primer mencionado, principió a dar muestras de su interés en patentar, tal y como ya ha sido denunciado el control de semillas naturales, para ellos en conjunto, contar con único y exclusivo banco genético necesario y producir semillas a través del uso de esos germoplasmas en híbridos para producción vegetal, serian inicialmente maíz, frijol y productos de consumo popular. ¿Se entenderá cual es el fin?, sino pues diré de mi parte el control y venta a nivel internacional de productos necesarios para la alimentación humana en un inconcebible acaparamiento absoluto. Todo este planeado y destructivo, aprovechando los fondos tan aparentemente generosos que el PLAN PUEBLA PANAMÁ BRINDA EN UN DECHADO DE VIRTUD A SUS POBRES VECINOS, por supuesto esto se complementa con ONG´s de corte Internacional ya plenamente entrenadas a través de testaferros irresponsables que se prestan por un puñado de dólares a pasar sobre lo que sea. Gracias a Dios y a los campesinos mexicanos esa nefasta operación la pararon en México, pero ante nuestra mostrada y carente nacionalidad aquí han visto la posibilidad de llevar a cabo ese negocio. Que maldición a sido para los guatemaltecos tener ese Edén de bosque que Petén representaba ante los voraces intereses de particulares y oscuros personajes nacionales, utilizados precisamente por su permanente y completa carencia de principios y ÉTICA-.

Mientras no se demuestren los beneficios en contra de las pérdidas que la biosfera Maya recibirá la BRECHA EL NARANJO TENOSIQUE, es el símbolo de apátridas irresponsables.

Tomado de Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.