Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Malos ejemplos
Por Carlos Asturias P. - Guatemala, 2 de junio de 2005

En cierto momento de nuestra dificultosa carrera por lograr la superación, es necesario relacionar la gran influencia que los malos ejemplos han causado, motivos para que vayamos de mal en peor.
El pequeño número proporcionalmente hablando que conforman los inversionistas potenciales, entiéndase "empresarios", han recurrido a un sinnúmero de estratagemas para mantener y mejorar el estatus de sus capitales, no así el de su entorno, el cual indudablemente involucra a toda una sociedad que les es útil o no.
Después de escuchar las magníficas y claras exposiciones de ese grupo de selectos y renombrados economistas, en el programa Cómo mejorar la competitividad a los neófitos en el campo de la economía pura no nos queda más que pegarnos al carro de sus exposiciones y comprender claramente, que o lo hacemos o nos hundimos.

En una manifiesta y solidaria exposición, cinco economistas de gran prestigio, uno de México, uno de EE. UU., uno de Costa Rica y el otro según logré interpretar de Chile, todos absolutamente todos coincidieron; y en el caso del costarricense hasta se atrevió a manifestar la locura del gobierno guatemalteco de hablar de privatización.

Agendas como lo social, la educación, la infraestructura, la salud, deben ser tratados con pinzas y mucho cuidado, o lo que se lograra será más pobreza y desempleo. Privatizar la educación no es la solución, es mejorando la situación económica de los padres de familia y concienciar a los mismos de la urgente necesidad de educar a sus hijos, con renovadas y actualizadas reformas educativas, fortaleciendo tanto más la educación pública.

La experiencia vivida en Guatemala debiése haber sido suficiente ejemplo de los errores que se han cometido, para que nuestros gobernantes entiendan que en el puesto que desempeñan, la función política partidista es tópico de niveles distintos; siendo el principal objetivo lograr una sociedad competitiva que participe, es necesario fortalecer primordialmente a esa sociedad.

Será posible que sigamos sin analizar por ejemplo el explosivo crecimiento que las comunidades desarrolladas alrededor de los grandes industriales, agricultores alemanes lograron en zonas que eran inaccesibles en esas épocas, con el supuesto aun en moda de que la mano de obra regalada de los pobladores ayudaba de manera inusual a complementar la generación de grandes capitales. ¿Pero qué hubiese sucedido si se hubiese continuado de esa manera? Con una mentalidad netamente empresarial, sin pensar en el aumento demográfico y que las comunidades crecen, sucedería lo que ahora vemos: grandes concentraciones de agrupaciones keqchíes por ejemplo, que hacen que el factor tierra sea cada vez más complejo. Y dejemos claro que EUA ocupa el 2º. lugar en el mundo en lo que a competitividad se refiere, y no es porque ahorre en la explotación de su gente, ya que probablemente es donde se pagan los mejores salarios.

Lo interesante a la larga fue ver y oír la condensada exposición de todos los participantes, quienes como lo indicara son profesionales de vasta experiencia, de manera unánime oponerse a Tlc's hasta que la casa no esté ordenada y haber creado las bases de competitividad necesarias.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.