Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los desafíos de Codeca
Por Carlos Castro Furlán - Guatemala, 12 de septiembre de 2018

Porque ahora la historia tendrá que contar con los pobres de América.

Comandante Fidel Castro Ruz, segunda declaración de la Habana, 4 de febrero de 1962

Por primera vez en la historia moderna de Guatemala, se presentará a las elecciones para elegir presidente, vicepresidente, diputados y alcaldes municipales una organización que ha nacido a la vida desde la Guate Maya profunda, la de los marginados, discriminados y explotados que han dicho basta, y han echado a andar para recorrer un largo camino que los lleve a conquistar el poder del Estado y transformarlo en un organismo que cumpla con el cometido para el que fue creado.

Las instituciones como los ministerios, el Congreso de la República, los fondos sociales y las municipalidades deberían de servir y beneficiar a todos los ciudadanos y no solo estar al servicio de los gobernantes de turno y de las clases pudientes que se han enriquecido a través del usufructo del Estado desde los tiempos del remedo de independencia, que no fue nada más que la transferencia del poder y de sus privilegios a los criollos descendientes de españoles, para evitar que fueran las clases populares y los pueblos indígenas quienes encabezaran este proceso.

Este sistema de exclusión ha funcionado como una maquinaria bien aceitada desde los años 1800 a la fecha, con la única interrupción de los 10 años de democracia y reformas democráticas a favor de la mayoría de ciudadanos (especialmente campesinos y obreros) que implementaron los gobiernos de la Revolución (Juan José Arévalo Bermejo y Jacobo Árbenz Guzmán).

El Movimiento de Liberación de los Pueblos (MLP) que es el brazo político del Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) ha presentado las firmas demandadas (23 000) y ha organizado asambleas en más de 50 municipios y 12 departamentos, cumpliendo con todos los requerimientos para ser reconocido como partido político ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y ser inscrito para participar con candidatos propios en el proceso electoral que se llevará a cabo en junio 2019.

Codeca ha recorrido un largo y difícil camino en estos 25 años de lucha y defensa de los recursos naturales de las comunidades y ha pasado de ser una pequeña asociación de campesinos a convertirse en un movimiento social muy bien organizado con presencia en toda la faz de Guate Maya.

Espero que el primer desafío de Codeca, que es cumplir con todo el andamiaje legal que conlleva la inscripción de un partido político, sea superado y que pronto tengamos la resolución favorable del TSE de que el Movimiento de Liberación de los Pueblos ha sido inscrito para participar en las elecciones generales de junio 2019.

Este es el principio de los desafíos a los que se enfrentará Codeca y el MLP, esperamos que el TSE actúe apegado a la ley y no se deje influenciar por presiones de ningún tipo, ya que, según informaciones fidedignas, las organizaciones agrupadas en el Cacif tratarán de detener por todos los medios la inscripción del MLP.

Los diputados miembros del Pacto de Corruptos y los grupos económicos tradicionales están abrumados por el hecho de que un movimiento popular y social haya sido capaz de organizarse como partido político y se presente como una alternativa que ha nacido del clamor de los excluidos. Codeca y el MLP se han convertido en «la voz de los sin voz», como decía en los años 1980 el arzobispo de El Salvador, monseñor Arnulfo Romero.

El segundo desafío será conseguir los recursos económicos necesarios para desarrollar una campaña electoral mediana, ya que aun cuando en esta elección estarán más regulados y fiscalizados los recursos invertidos en gastos de campaña y cada partido político tendrá igual cantidad de minutos en la televisión para exponer su programa y plan de gobierno, en Guatemala las elecciones se ganan dependiendo de la cantidad de dinero que cada partido invierta.

Otro desafío es organizar y capacitar a los fiscales de mesa para que sean ellos la primera línea de defensa de los votos que obtenga el MLP.

El MLP puede contrarrestar el poder del dinero con la organización de base, llamando a la ciudadanía a ejercer un voto consciente y organizar la recaudación de recursos a través de una «campaña de hormiga», en donde la suma de los magros recursos de los pobres logre equiparar o superar los recursos de los partidos tradicionales.

El desafío más grande de Codeca y del MLP será permear la opinión pública de la capital y de las cabeceras departamentales, que es en donde se concentra la mayoría de votantes y en donde la resistencia y oposición a una propuesta de transformación social es mayor.

Debido al carácter racista y excluyente de la sociedad guatemalteca, los sectores urbanos han satanizado a Codeca, ya que no comprenden que las demandas de refundación del Estado planteadas por los sectores más desfavorecidos de la sociedad los benefician también a ellos.

Codeca y el MLP tienen que desarrollar una política agresiva de propaganda entre los sectores de pobladores, comerciantes de los mercados, artesanos, industriales progresistas, obreros, pequeños comerciantes, juventud, estudiantes e intelectuales contestatarios para construir un contingente de activistas que se conviertan en propagandistas de su propuesta política.

Recordemos que en la capital, más del 80 % de la población proviene del interior de la República y la mayoría aún guardamos vínculos estrechos con los pueblos de origen de nuestros antepasados; construyamos una red familiar de apoyo que incluya a nuestros familiares y amigos que comparten con nosotros el anhelo de la construcción de una Guate Maya justa y solidaria.

Para concluir este artículo, quisiera enfatizar que es necesario que Codeca y el MLP construyan una política de alianzas que les permita ampliar e incrementar su potencial de votantes a través de la creación de un Frente Amplio Popular, en donde quepan todas aquellas organizaciones que no hayan sido manchadas por el flagelo de la corrupción o que se hayan prestado como «achichincles» o comparsas del sistema de saqueo del Estado.

Fuente: www.gazeta.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.