Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemaltecas rescatan tradiciones alimenticias mayas
Por Carmen Esquivel - Guatemala, 29 de septiembre de 2007

Gracias al rescate de una tradición maya, mujeres guatemaltecas fueron premiadas por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo con un proyecto de procesamiento de la semilla del Arbol de Ramón para fines alimenticios.

La idea surgió hace varios años cuando aldeanas de la región selvática de Petén comenzaron a utilizar la nuez de esa planta para fabricar harinas y otros productos.

"Al principio solo éramos tres, pero después se fueron incorporando otras hasta formar la asociación comunitaria Alimentos Nutri-Naturales", explicó a Prensa Latina su promotora Gladis Rodríguez.

Hoy son 56 las féminas que laboran en el secado, molienda y empacado de esta semilla, que luego se distribuye en tiendas y laboratorios para múltiples usos, añadió Rodríguez.

Ya procesada, puede ser empleada en la elaboración de galletas, panes, bizcochos, pasteles y atoles y en infusiones como el té herbal y el Café de Mojo, conocido en México.

Claro que no es la primera vez que esta planta se utiliza con fines alimenticios. El Arbol de Ramón era muy apreciado por los antiguos pobladores mesoamericanos.

Existen suficientes indicios de que los mayas llegaron a sembrarlo para su sustento diario y una prueba es que 86 por ciento de ellos crecen hoy alrededor de los centros poblacionales y ceremoniales, como el de Tikal, en Petén.

Otro dato interesante es que los cachiqueles, quichés y queqchíes llamaban al Brosimunm Alicastrum (nombre científico) como Iximché, que quiere decir árbol de maíz.

Sobre sus propiedades nutricionales, los científicos demostraron que en los lugares donde crece esta planta hay una mayor densidad poblacional de monos araña y aulladores, los cuales basan su dieta en el también conocido como Pan de Nuez.

En algunas regiones produce hasta tres veces al año sus frutos y nueces, los cuales poseen un alto contenido de proteínas, vitamina B y C, hierro, calcio y 17 aminoácidos.

De él se aprovechan todas sus partes. La corteza y las ramas como forraje para ganado bovino y equino; el fruto y la semilla para el consumo humano y animal; el látex para usos medicinales y la madera para la construcción.

Se utiliza, además, para preparar tónicos contra el asma, para los dolores de pecho, la diabetes, la tisis y tuberculosis y para fortalecer el hígado.

También se prepara una infusión para las mujeres durante el período de lactancia a fin de estimular la producción de leche materna.

El de Ramón es uno de los tres árboles con mayor distribución en la Reserva de la Biosfera Maya, en el norte del país, aunque en el resto del territorio casi no existe por su tala indiscriminada.

Una de las tareas de la asociación comunitaria femenina es la producción de semillas para empezar a hacer viveros y extender la siembra a otras áreas, explicó la dirigente de la organización.

Así con el rescate de un método antiguo y sencillo se podrían llegar a suplir en el futuro carencias alimentarias en este país donde casi la mitad de los niños menores de cinco años están desnutridos.

Fuente: www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.