Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pobreza e inseguridad herencia para próximo gobierno
Por Carmen Esquivel - Guatemala, 3 de noviembre de 2007

Un país donde más de la mitad de la población vive hoy en la pobreza y con elevados índices de violencia e inseguridad es el legado que recibirá el próximo gobierno electo el 4 de noviembre en Guatemala.

A pesar de haberse comprometido a construir un mundo diferente hacia 2015, la nación sigue rezagada y ocupa el último lugar en la región en cuanto al Indice de Desarrollo Humano, que mide aspectos como la esperanza de vida, alfabetización y necesidades básicas.

Guatemala tiene una de las tasas de desnutrición más alta de América Latina, la cual alcanza al 49,3 por ciento de los menores de cinco años, y en algunas zonas rurales, incluso, hasta el 70 por ciento.

Las carencias alimentarias traen aparejados otros problemas que comprometen el futuro de la nación, como retardo en el desarrollo intelectual y físico de los infantes, lo cual se ve reflejado en la baja capacidad de aprendizaje.

Si bien es cierto que la enseñanza se extendió hasta el 94 por ciento de los menores, apenas 39 por ciento de los inscritos en primer grado logra terminar la primaria.

De acuerdo con la ONU, el país necesita invertir más en gasto social e infraestructura para poder cumplir las metas del Milenio sobre reducción de la pobreza, extensión de la enseñanza primaria y disminución de la mortalidad materna e infantil.

En la actualidad la inversión estatal en salud ni siquiera llega al uno por ciento del Producto Interno Bruto, el más bajo de Centroamérica, y se estima que al menos se debería duplicar el monto.

Como consecuencia de esta situación 3,5 millones de personas no tienen acceso a los servicios médicos, la mortalidad infantil asciende a 38 por cada mil nacidos vivos y la materna a 153 por cada 100 mil.

La pobreza sigue siendo el principal azote para los guatemaltecos, siete millones de los cuales el 51 por ciento del total de habitantes, viven en esta condición y 15,2 por ciento en la extrema pobreza.

Los adolescentes y jóvenes están entre los más afectados por esta situación, muchos de los cuales ante la falta de oportunidades de estudio y trabajo optan por la emigración o la incorporación a una pandilla.

De las cinco mil muertes anuales registradas en el país, al menos tres mil tienen como víctimas a personas entre los 14 y los 30 años y también la mayor parte de los victimarios identificados están en este rango de edades.

Además de la miseria y la exclusión, las raíces de la violencia están en el incremento del narcotráfico y el crimen organizado, la limpieza social, la proliferación de armas de fuego y, sobre todo, en la impunidad y el fracaso de órganos de seguridad y justicia.

Aunque se trata de problemas acumulados a lo largo de varias décadas, la actual administración no contribuyó a reducirlos y los transmitirá como herencia al gobierno que asuma los destinos de la nación el próximo 14 de enero.

Fuente: www.prensalatina.com.mx - 021107


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.