Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Mujeres indígenas de las Américas
Por Carolina Escobar Sarti - 8 de abríl de 2004

Lideresas indígenas coinciden que han tenido que enfrentar la marginación por ser mujeres, pero también por ser indígenas.

Recibí ayer de Maya Cu una nota que me pareció importante en muchos sentidos. Habla ésta del IV Encuentro Continental de Mujeres Indígenas de las Américas, y de las reflexiones y testimonios que muchas de estas lideresas han realizado en el marco de la actividad.

Sé que es Semana Santa y que la ocasión ameritaría posiblemente otro tipo de reflexiones, pero considero sumamente valioso que en tiempos donde se medita sobre los valores humanos y sagrados, podamos recoger los testimonios y propuestas de mujeres que han vivido, desde sus propias culturas, una experiencia de vida marginal.

Hace pocos días leía en el periódico el caso de una mujer indígena que no pudo entrar a una discoteca de la zona 10 de la capital guatemalteca, porque “no vestía como debía”.

Hace ya varios meses, fue público el caso de una reconocida intelectual indígena que denunció un atropello semejante, cuando le impidieron el ingreso a un establecimiento comercial de la zona 13.

Sirvan estos hechos de evidente discriminación, como marco al artículo sobre el encuentro que realizan las destacadas lideresas indígenas de diversos países de América Latina.

En dicho encuentro compartieron sus testimonios de vida, no simplemente para hablar entre ellas y contarse “cosas de mujeres”, sino para motivar una mayor reflexión sobre su participación en los ámbitos que tradicionalmente han sido considerados masculinos o para no indígenas.

Señala Maya Cu que, “tanto en el ámbito político, como académico, estas lideresas indígenas han podido alcanzar puestos de dirección y toma de decisiones importantes para sus pueblos. Pero no ha sido fácil. Coinciden que han tenido que enfrentar la marginación por ser mujeres, pero también por ser indígenas. Incluso, de personas pertenecientes a sus grupos étnicos de origen. Sin embargo, la fuerza de sus convicciones personales y el acompañamiento de aliadas y aliados personales, tales como la familia, la comunidad y grupos organizados, les han dado el soporte necesario para alcanzar las metas que se han propuesto en la vida”.

Los temas tratados a lo largo del encuentro fueron desde Globalización, Territorio, Medio ambiente y recursos naturales, Propiedad intelectual y biodiversidad, Comunicación y tecnologías de la información, hasta los tópicos de Género y pobreza o Derechos Reproductivos.

Según Maya Cu, “los grupos de trabajo de Salud Reproductiva, Educación intercultural, Economía y Derechos Humanos, evidenciaron la falta de avances en las temáticas respectivas. (...) Las experiencias presentadas por el Grupo de Derechos Humanos, aunque tocaron los temas de racismo y exclusión, se enfocaron en el tema de la violencia contra las mujeres en contextos de guerra”.

Después de la participación de varias mujeres indígenas, así como de diversas funcionarias de organismos internacionales que apoyaron la actividad, Lucía Quilá, representante de la Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala (CONAVIGUA), señaló la “coincidencia” de que en varios países, las mujeres y la niñez han sido las víctimas mayoritarias de la guerra.

También hizo ver los logros de su organización, entre los que se destacan: la lucha por la desmilitarización de la sociedad, impulsando la Ley del Servicio Social Civil; la Formación de la Comisión Nacional por el Resarcimiento (derivada de los Acuerdos de Paz), cuya presidenta es Rosalina Tuyuc, dirigenta de esta organización; y la instalación de un Tribunal de Conciencia, que se llevará a cabo en agosto del presente año.

Por supuesto, nada de lo allí dicho se quedará en el aire; hay resoluciones y propuestas que definirán las acciones a seguir en el futuro. Esperamos conocerlas.

Sé que ahora cualquiera de las llamadas “minorías” tiene múltiples discursos donde se reconocen sus derechos humanos, pero estoy segura que vendrá la etapa de una práctica sostenida y congruente con todas esas declaraciones de buenas intenciones.

Y es que de nada nos sirve rezarle a un Cristo que murió y resucitó para redimirnos, si no somos capaces de convivir como iguales con personas que piensan o viven de manera distinta a la nuestra.

 

Tomado www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.