Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿El nuevo norte es el Sur?
Por Carolina Escobar Sarti - Guatemala, 22 de diciembre de 2005

Es interesante analizar lo que está sucediendo en América del Sur.

El ganador de las elecciones presidenciales en Bolivia fue Evo Morales, dirigente indígena aymara que aún no ha sido confirmado en su cargo. La Casa Blanca, en la voz de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, felicitó al pueblo boliviano por las exitosas elecciones

presidenciales y lanzó abiertamente las preguntas: ¿Será que el nuevo gobierno gobernará de manera democrática y estará abierto a la cooperación económica? Sólo así, dejó entrever Rice, los patrones estarían contentos. “Por consiguiente, desde nuestro punto de vista, es un asunto de comportamiento”, señaló.

Es interesante analizar lo que está sucediendo en América del Sur. . Michele Bachelet, socialista y candidata de la Concertación Democrática (CD), respaldada por el actual presidente Ricardo Lagos, ganó las recientes elecciones en Chile con un 45.9% del total de votos, y aunque va a segunda vuelta, pareciera que lleva todas las de vencer a su oponente, el empresario Sebastián Piñera. Por otra parte, las elecciones legislativas le dieron la ventaja también a socialistas y democratacristianos, asegurando una mayoría en ambas cámaras.

Hay que anotar, sin embargo, que contra Bachelet se pronuncia un porcentaje de chilenos que creen en un discurso menos latinoamericanista que el que ella sostiene y que siguen apostándole a los tratados de libre comercio (Chile es el país con más tratados de libre comercio firmados en la región), en vez de apostarle al Mercosur. Las elecciones del 15 de enero de 2006 tendrán la última palabra.

En Argentina, el presidente Néstor Kirchner, hombre de centroizquierda y considerado progresista en el tema de los derechos humanos, ha marcado el 2 de enero del 2006 como la fecha definitiva de pago de toda la deuda de su país al Fondo Monetario Internacional (FMI). Ese pago es respaldado por la decisión presidencial de que “la Argentina vuelva a tener los instrumentos y la decisión en nuestras manos”. Suena muy bien eso de saldar una deuda con un organismo que le ha colocado la soga al cuello a muchos gobiernos y países, pero siempre hay que ver de dónde sale la plata para saber quién será el próximo verdugo.

En Uruguay, Tabaré Vásquez de corte socialista, ex alcalde de Montevideo que asumió hace nueve meses la presidencia de su país, apoyado por el Frente Amplio, rompió la hegemonía de 170 años de los partidos tradicionales Colorado y Nacional, para convertirse en el primer gobierno de izquierda en la historia de Uruguay. Desde el inicio, y para dejar bien clara la sintonía con la tendencia de la región, firmó el decreto del Plan de Asistencia Nacional a la Emergencia Social (Panes), que es el eje de su programa de gobierno con el que se propone sacar adelante a los pobres en un lapso de dos años a un costo de unos US$100 millones.

Me voy ahora al grande del Sur, donde el presidente Lula da Silva ha paliado una serie de escándalos de corrupción sin mermar del todo en su popularidad. En algún momento se dijo de Lula que podría ser el algodón entre vidrios, hablando de su papel mediador entre Venezuela y Estados Unidos. Este obrero “petista” que entró de frente con su programa “Hambre Cero”, también va a cancelar su deuda con el Club de París, que reúne a países acreedores, así como lo hizo con el Fondo Monetario Internacional. Esto, para acabar con la colonización en Brasil, dijo Lula.

Venezuela, ya los sabemos, se ha puesto los moños con Chávez. Presentándose como un hombre del pueblo, caló profundo entre las masas populares, pero para sus detractores, sólo se trata de un demagogo proclive al autoritarismo castrense y de dudoso pedigrí democrático.

Amigo incondicional de Castro, sabe que el petróleo venezolano le permite tener la sartén por el mango. Como sea, hay un hilo conductor en el sur que tiene a Estados Unidos con los ojos bien abiertos. Por cierto, me acaban de mandar una postal del Uruguay que dice: “Porque en realidad, nuestro norte es el Sur”.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.