Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Menos lágrimas, más acción
Por Carolina Escobar Sarti - Guatemala, 8 de marzo de 2007

De los más de 100 millones de jóvenes que no asisten a la escuela, la mayoría son niñas

Este año, el Día internacional de la mujer se abre espacio entre una anticipada carrera electoral y una cartelera nacional que anuncia cuerpos carbonizados, ejecuciones arbitrarias, escuadrones de la muerte y una tremenda crisis en el sistema de seguridad y justicia del país.

Una vez más, las mujeres tomarán la calle el día de hoy, y en esta acción política estarán anticipando también los caminos de nuestro futuro. Propongo que este día no sea para lagrimear, sino para celebrar que muchas mujeres a lo largo de nuestra historia han abierto y siguen abriendo brecha.

Y sobre todo para exigir que las políticas de Estado les den respuestas concretas a las demandas de las mujeres. Así que nuestra posición política no es más la de llorar para conseguir cosas, sino la de exigir y hacer que las cosas pasen.

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, señaló en su mensaje por el Día internacional de la mujer: “Este día ofrece una oportunidad para que todos, mujeres y hombres, nos unamos en pro de una causa que toca a toda la humanidad.

El empoderamiento de la mujer es no sólo un objetivo en sí mismo, sino una condición indispensable para mejorar la vida de todos los habitantes del planeta. (….) No obstante, aún estamos muy lejos de convertir ese entendimiento común en práctica universal. En casi todos los países las mujeres siguen estando subrepresentadas en los puestos de adopción de decisiones.

El trabajo de la mujer es subvalorado, insuficientemente remunerado o no remunerado en absoluto. De los más de 100 millones de jóvenes que no asisten a la escuela, la mayoría son niñas.

De los más de 800 millones de adultos analfabetos, la mayoría son mujeres. Lo más grave es que la violencia contra las mujeres y las niñas persiste sin disminución en todos los continentes, todos los países y todas las culturas, con efectos devastadores en la vida de las mujeres, sus familias y toda la sociedad. La mayor parte de las sociedades prohíben esa violencia, pero en la realidad, con frecuencia se encubre o se tolera tácitamente”.

Por ello, este día es importante. No es como el día de la madre o del padre, que se vuelven territorios temporales de consumo y halago facilón.

En este caso, y durante 24 horas, el mundo entero está expuesto a los planteamientos políticos que las mujeres de cada país han hecho suyos durante años. Son sus luchas y sus denuncias las que se hacen evidentes; es un día para la acción en sentido positivo.

Una de las propuestas innovadoras para la marcha de hoy será la de un grupo recién constituido de mujeres que señala: “Con la acción política ‘cuerpos desnudos, cuerpos pintados’, nosotras celebramos y reivindicamos que mi cuerpo es mío. Históricamente nos han expropiado de nuestro cuerpo, convirtiéndolo en un territorio controlado, colonizado y violado. Por ello, denunciamos a las iglesias, al Estado y a la sociedad: por controlar y decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad”.

Las mujeres campesinas e indígenas guatemaltecas también lanzaron un mensaje en este día: “Somos hoy un símbolo de resistencia, al sufrir el desprecio racista de un sistema económico que nos oprime y nos explota, pues somos nosotras y nuestros hijos e hijas los que padecemos con mayor frecuencia y crudeza el hambre que produce la discriminación en los empleos de las grandes fincas y los obstáculos en el acceso a la propiedad de las tierras.

Es necesario que el Estado sea encauzado con políticas de inversión social a través de una visión de equidad de género, para que nosotras las mujeres tengamos la oportunidad de competir en igualdad de condiciones en el campo académico, laboral y político”.

Aunque este día nos pertenece, sabemos que no es un día sólo para las mujeres sino para todo el género humano que ha de reivindicar el derecho de repensarse. Por una humanidad distinta, que haya más días como éstos.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.