Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿No pasa nada en Guatemala?
Por Carolina Escobar Sarti - Guatemala, 13 de mayo de 2007

La poesía aún cree en la vida y desnuda la mentira.

En nuestro país la gente no baila, no ríe, no lee y menos escucha poesía. Nos damos cuenta de que aquí suceden cotidianamente hechos relacionados con la violencia, el abandono y la miseria, y que todo lo anterior pasa por las coordenadas del poder.

Sabemos que esto es algo así como una guerra disfrazada de aires democráticos, donde diariamente vemos morir violentamente a demasiados hombres y mujeres en el país. Eso lo tenemos claro. Tampoco me cabe la menor duda de que vivimos una sórdida campaña electoral que terminará en vulgares cartones de lotería plagados de catrines, después de haber pintarrajeado sin ninguna vergüenza las carreteras y calles de los cuatro puntos cardinales de Guatemala.

Pero fuera de los ámbitos socioeconómico y político también suceden cosas que compensan esa visión surrealista que hemos ido conformando de nosotros mismos. Por una semana completa se llevó a cabo en Quetzaltenango el 3er. Festival Internacional de Poesía Dos Puños en la Tierra”. Durante todos estos días fue la poesía la que llegó a las aulas de colegios y universidades, a los parques, teatros y centros de cultura.

La poesía le salió al paso al horror, como suele suceder, porque la poesía aún cree en la vida y desnuda la mentira. No somos pocos los que creemos en la cultura como factor de cambio para una nueva sociedad.

Como invitada al festival, tengo tres cosas que decir: la primera es que se vivieron y trascendieron formas de hacer y decir poesía que impactaron fuertemente en distintos públicos; la segunda es que no fue un encuentro con etiquetas, porque incluyó a poetas y poetisas de diversos continentes, de diversas propuestas y de diversas edades; la tercera es que el esfuerzo colectivo realizado por el grupo Metáfora es de gran valor, y creo que ni ellos mismos han dimensionado las posibilidades de un festival de esa naturaleza a futuro.

Sentimos, quienes allí estuvimos, que éste puede ser el despegue hacia celebraciones mayores que traigan poesía fresca a nuestro territorio y difundan la nuestra fuera de él con más fuerza.

Metáfora logró que el gran poeta ruso Yevgueni Yevtushenko viniera al país a compartir su poesía o, para decirlo mejor, a escenificarla con vehemencia.

Fue este poeta quien, en 1968, leyó versos en ruso y español frente a 20 mil personas en México, y también el primer poeta ruso que realizó lecturas masivas en espacios públicos.

Nominado al Premio Nobel más de una vez, recibió, durante su estancia en Guatemala, varias llamadas de distintos medios de varios países, para ser entrevistado, y es una pena que en el país no se haya aprovechado su presencia para recoger su voz en distintos medios. Yevtushenko rompió la cortina de hierro, leyendo en numerosos países, entre ellos en Chile, junto a Pablo Neruda.

Desde el Cerro del Baúl nos veían Otto René Castillo y Roque Dalton abrazados entre el frío rico de Xela y nuestros poemas. Hubo reencuentro con el poeta chileno Javier Campos, a quien hace años había encontrado en Hungría; nos abrazamos con el gran Wingston, entre la poesía y la locura; con Payeras nos contamos las horas moribundas; con Guadalupe cruzamos lágrimas. Gabriel fue paz y palabra; Anabella y Jorge Mario, techo y familia; y Rosa, gran compañera en la poesía y la vida. Marvin y Héctor, muchas gracias. Muchas.

Xela ha sido cuna de poetas y artistas y lugar de los tradicionales Juegos Florales Hispanoamericanos de Poesía. Esta vez, se convirtió en el espacio que cobijó a poetas de Rusia, Chile, Costa Rica, México, Colombia, El Salvador y Guatemala.

Las preguntas de estudiantes y maestras luego de las lecturas, los silencios del público ante la poesía, las lágrimas en algunos rostros, el aplauso espontáneo de quien poco gusta de la poesía o nunca la ha oído pero la siente, las inquietudes posteriores de tantas personas que se acercaron a poetas y organizadores, los ojos prendidos de la palabra, todo fue evidencia rotunda de que la poesía toca de muchas maneras la vida de las personas. Cada encuentro alrededor de la palabra es distinto y único. Éste, sin duda, ha abierto brecha en Guatemala y trae su pan bajo el brazo. Es para celebrarlo.

Fuente: www.prensalibre.com - 120507


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.