Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La salida del callejón
Por Carolina Escobar Sarti - Guatemala, 22 de septiembre de 2007

La educación es el eje fundamental de una visión de país.

Está visto que a Guatemala no la van a sacar adelante sus políticos ni sus patrocinadores, sino una mejor educación. En esto coincidimos muchos, desde distintos escenarios. Algunos profesionales de la economía aseguran, incluso, que es más rentable invertir en educación que guardar el dinero en el banco. Yo coincido con ello, y agregaría que esto se aplica aún más a los bancos guatemaltecos que responden a disposiciones legales que dejan a sus cuentahabientes completamente desprotegidos.

Volviendo a nuestro tema, lo esencial es que la agenda educativa no dependa de los políticos de turno y sus visiones partidarias, sino de un proyecto consensuado de nación. Partimos de hechos como el que señala que, si nuestros niños y niñas no se educan formalmente durante 13 años corridos, no saldrán ni ellos ni Guatemala del subdesarrollo en que nos encontramos.

Así que mientras los partidos desvirtúen cada cuatro años los logros de sus antecesores y quieran volver a comenzar de cero sin tomar siquiera en cuenta los aportes de la sociedad civil organizada, el sistema educativo seguirá –naturalmente– replicando la inequidad.

A mí me provoca mucha gracia que todos los partidos que participaron en la contienda electoral reciente ofrecieran el oro y el moro en materia de educación en los distintos foros. Su oferta en ese rubro podrá coincidir con las expectativas de los electores, pero no con la realidad. ¿Saben que el despegue de su agenda educativa está totalmente amarrado y condicionado al presupuesto que el actual Congreso les dejará aprobado para el 2008? Claro que lo saben, pero también saben que no hay canción que les guste más a los votantes que aquella que dice: “Miénteme más, que me hace tu maldad feliz”.

Por otra parte, el presupuesto para educación aparentemente aumenta cada año, pero esto es apenas una ilusión; es crecimiento vegetativo. Los reajustes que se vinculan directamente a la inflación hacen que el porcentaje que se aumenta corresponda al nivel de gastos en que habrá de incurrirse.

¿Por qué el Estado no privilegia el rubro social en su presupuesto? ¿Por qué, por ejemplo, los gobiernos centrales no han vacilado en dar subsidios a sectores como el del transporte, el cafetalero o el azucarero, pero la educación no ha sido atendida como se debe? ¿Por qué, si ya tenemos un Pacto Fiscal, no hacemos un pacto social alrededor de la educación?

La educación es un proceso, no un proyecto partidario de cuatro años. Nuestra historia habla de un conveniente analfabetismo que relegó a millones de hombres y mujeres en nuestro país a la marginación más absoluta por siglos. Ahora resulta que la educación es importante para algunos, sólo porque un país que no tiene personas capacitadas para el trabajo no es competitivo. Nos merecemos algo mejor que eso.

La educación es el eje fundamental de una visión de país, que no debería de permitir que la mitad de su niñez menor de 5 años esté desnutrida, que millones no tengan acceso a la salud o a la seguridad alimentaria, y que los niveles de pobreza sean tan vergonzosos.

Cinco grandes grupos, que incluyen a más de 140 organizaciones nacionales alrededor del tema educativo, se constituyen hoy en una especie de observatorio educativo para el país; la Comisión Consultiva para la Reforma Educativa (CCRE), la Asociación de Empresarios por la Educación (ExE), la Comisión Nacional Permanente de Reforma Educativa (Cnpre), la Asociación Vivan los Jóvenes (Vijoven) y la Gran Campaña Nacional por la Educación (GCNE) se han aglutinado alrededor del Proyecto Diálogo para la Inversión Social en Guatemala, para ejercer una auditoría social en ese tema.

Su mensaje a los dos candidatos es que este momento político es importante, porque tienen la oportunidad de revertir las inequidades del sistema educativo, de poner en las agendas locales el tema educativo, de pensarlo de otra manera de cara al futuro, de impulsarlo a nivel nacional, de privilegiarlo en el presupuesto nacional, de incluir a todos los sectores interesados y de comenzar un trabajo que otros habrán de continuar. Res, non verba.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.