Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La vieja economía está muerta. La nueva economía debe empezar
Por Carlos E. Wer G. - Guatemala, 6 de enero de 2007

Luego de otra prolongada hibernación, vuelvo al redil y ¡a la carga! Y hoy quiero comentar la presencia de la juventud en la conformación del Congreso de los Estados Unidos de América en donde, al igual que en Suramérica se inicia un movimiento de retorno hacia las raíces de su propia formación, en la que campeaban los valores por la construcción de una nueva sociedad. Allí el fenómeno que devuelve el control de ese organismo está fundamentado en la presencia de cerca de 30 jóvenes representantes de entre 25 y 35 años, que han decidido que es necesario terminar con lo que la nueva "speaker" pronuncia la lapidaria expresión de "cultura de corrupción".

Un movimiento de jóvenes, que muy al estilo sajón combinan el "Bel canto" con la política, hace su aparición en una prolongada lucha contra el fascismo bushista. Millones de panfletos desenmascarando las políticas imperialistas de la pareja más nociva que ha tenido la historia de ese país, millones de frases de denuncia dentro de una sociedad a la que la había paralizado la manipulación del fatídico 9 de Septiembre e impulsado, mediante las hoy conocidas y falsas aseveraciones de informaciones de la inteligencia estadounidense acerca de la posesión, por parte del gobierno iraquí, de las famosas ADM. El LYM (LaRouche Youth Movement), Movimiento de Juventudes larouchistas, quienes aparte de los Estados Unidos tienen representantes y seguidores en México, en Argentina, en Ecuador, en Francia, en Alemania e Italia, entre otros países, han logrado hacer llegar hasta el mismo corazón del adormecido Partido Demócrata y su vieja y corrupta dirección (Aló partidos y dirigentes corruptos de nuestros partidos criollos), la señal de ¡basta!

Ese movimiento, que han tenido los valores de, durante la reciente cumbre de Cochabamba, expresar a través de uno de sus voceros que buscarán revertir las nocivas consecuencias de las políticas neoliberales, globalizadoras e imperialistas que se han venido construyendo con la paciencia única de los creadores de ella y que, a pesar de que le faltan aún dos años para cumplir el mandato de la estafa electoral a Mr. Danger, lucharán para hacer posible el que su relación con la América morena sea una de respeto a la SOBERANÍA, (LA QUE HA SIDO TRAIDORA Y COBARDEMENTE VENDIDA POR LOS ACTUALES DIPUTADOS), una nueva alianza, en la que sean consideradas apropiadamente las asimetrías entre sus economías, lo que prácticamente pone a un paso de poder estrecharse en un pacto con los aires bolivarianos que imperan en el sur. Ese movimiento, liderado por el incansable, indomable y antiimperialista Lyndon LaRouche, quien desde hace treinta años de lucha propugnada por la integración de las Américas en un documento que llamara "Los Estados Soberanos de las Américas", ese movimiento irrumpe en el nuevo Congreso estadounidense, con su lapidaria denuncia de un sistema que se ha corrompido hasta la médula (Aló señores Arzú, Berger, Stein y Cia. Limitada), devolviendo a un país que ha caído también en la soberbia, buscar en los anales de su pasado, en el que aún aparece, aunque empolvado, el preámbulo de su Constitución Política en la que responsabiliza al Estado por la consecución del BIEN COMÚN, como también la máxima aspiración de un pueblo.

Ojalá que estas líneas pudieran llegar a conocimiento y a la conciencia de los jóvenes guatemaltecos. ¡Juventud chapina: Un mundo mejor es posible!... Y son ustedes quienes serán capaces de construirlo. ¡Hazlo realidad!

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.