Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Al filo de la navaja
Por Carlos E. Wer G. - Guatemala, 6 de julio de 2007

I parte

Un personaje con pasado anglófono, empresario inmoral y fascista, crecido en los ambientes en los que los banqueros ingleses financiaban el movimiento nacional socialista y encumbraban a Hitler, pensando en usarlo para atacar a la URSS y salir así, al mismo tiempo de dos competidores de la Corona. Convertidos en socios de las grandes empresas alemanas, al declarar E.U. la guerra a Alemania y confiscados sus bienes en ese país, utilizan las palancas políticas y retienen aquellas que representan sus intereses como representantes legales de esas compañías. Dineros habidos siempre a través de la trampa y de la utilización de medios no del todo claros.

Ese ambiente permanente de conspiración de la que se convirtió en maestro, lo llevó hasta la agencia encargada de la inteligencia, en donde llegó a ser su director. El poderoso Director de la temida CIA. Como araña, empezó a tejer la tela, que no sólo lo llevaría a ocupar altos cargos en el gobierno de su país, sino que crear el entretejido que sustentara el "gobierno paralelo" que cumpliera con los aviesos planes imperiales de la siempre pérfida Albión, de los cuales siempre fue servidor. Ascendido a Vicepresidente, acompañando al artista Ronald Reagan en su fórmula, astutamente influyó para que se fueran perfeccionando las redes que lo llegarían a controlar, no sólo el poder, sino maniatar las instituciones que la ley había creado para garantizar su correcto uso.

Los organismos de los que disponía la Casa Blanca para "el manejo de crisis", no eran conformados por el Consejo de Seguridad Nacional, sino por personal de aquella. Viniendo de toda una carrera en la CIA, George Herbert Walker Bush, utilizaba la vasta experiencia adquirida en ella para manipular las organizaciones que cumplirían el papel asignado al tejido de "su gobierno paralelo". Así, Reagan firmaba la Orden Presidencial 12333, mediante la cual, "desencadenaba" todas las agencias de los E.U. de las restricciones que se le habían impuesto desde los años 70 y designaba al Consejo de Seguridad Nacional como el "máximo organismo del Poder Ejecutivo" para revisar, guiar, y dirigir toda la inteligencia en el exterior, la contrainteligencia y las actividades "especiales", es decir las operaciones secretas. Esa orden presidencial, autorizaba para que la inteligencia utilizara "recursos privados".

A esa directiva seguirían otras (NSDD-2 y NSDD-3), que fueron colocando a Bush a cargo de la inteligencia y las operaciones secretas. La NSDD-3 denominada "Manejo de Crisis", creó el Grupo de Situaciones Especiales". Manejo de Crisis sería definido como "Un asunto de Seguridad Nacional para el que se necesitan decisiones presidenciales e instrucciones operativas más rápidas que las que normalmente podría proporcionar el CSN. Este grupo, sería presidido por el Vicepresidente.

Se establecía, además, otro organismo el "Grupo de Planeación previa a las Crisis", el que tenía a su cargo "Identificar, en la medida de lo posible, las regiones en las que los intereses de los E.U. están en juego, en las que las tensiones crecientes u otras circunstancias sugieran la posible aparición de una crisis. Proporcionar la guía para el grupo y comisionarle la preparación de opciones de acción preventiva para impedir una crisis, así como la preparación de las opciones político-militares para tratar con la eventual crisis".

Este es el principio de la crisis mundial que hoy ante el escándalo de la Bristish Aerospace que envuelve billones de dólares y miles de millones de mordidas, tiene a la administración estadounidense y en especial a su Vicepresidente al borde del "impichmeant".

II parte: ¿Terrorismo o encubrimiento?

La larga investigación del "The Guardian" británico para desentrañar los negocios sobre el contrato de armas al Yamamah entre Inglaterra y Arabia Saudita, llevaron a la BBC de Londres el 6 de junio a revelar el escándalo de la Compañía fabricante de Armas BAE Systems. Panorama de TV lo ampliaría el 11 y la Oficina sobre Fraudes Serios Británica (SFO) convirtiéndose inmediatamente en un enorme escándalo. Todos los gobiernos británicos desde Margaret Thatcher, pasando por John Major hasta Tony Blair, quedaban automáticamente involucrados en él, así como personajes encumbrados dentro de la monarquía británica. El mismo Procurador General Británico, Lord Goldsmith ordenó en diciembre de 2006, cerrar la investigación arguyendo que cualquier investigación posterior "podría poner en grave peligro la seguridad nacional británica". Sin embargo, las publicaciones citadas conmovieron la opinión pública, dadas las astronómicas cantidades envueltas en el escándalo: ¡160 mil millones de dólares!


El escándalo pasó a los EE.UU. La sentencia del presidente Eisenhower en su despedida, cobra una escalofriante realidad. Cuídense del "complejo militar industrial", sentencia que cobra vigencia con el escándalo destapado.

Las ocho columnas de la edición dominical del Washington Post (24 de junio) anunciando cuatro entregas, informaban del escándalo, añadiendo que se investiga a la vicepresidencia, y en ella, al hombre "más influyente que haya ocupado ese cargo". "Los artículos examinan el papel de Cheney, en gran medida escondido y poco comprendido, en el diseño de los planes para la guerra contra el terrorismo, la economía y el medio ambiente".

Otros organismos en el mundo se suman a la investigación, entre ellas del gobierno suizo y de la OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el llamado club de las "naciones ricas"). El senador Kerry ex candidato presidencial le exigió al Departamento de Justicia que investigue las operaciones de soborno de la BAE. Las apariencias en esta enorme cadena de escándalos de corrupción son que ellas, en comparación, hacen palidecer al Watergate".

El recuento que hace el Post lleva a los acontecimientos de 2001 y con ellos al fatídico 11 de septiembre. Las frases de LaRouche en su entrevista de ese mismo día resuenan nuevamente "Nadie puede hacerle eso a los Estados Unidos, a menos que haya gente a muy alto nivel que esté comprometida". El recuerdo del incendio del Reichstag que llevara a Hitler al poder y a instalar la dictadura viene a la memoria. El mundo está viviendo bajo un sistema que nació el 11 de septiembre. ¿Era este necesario para instalar la dictadura que se vive actualmente? Una dictadura que ha ido gradualmente imponiendo al mundo leyes económicas que han acelerado la pobreza en el mundo, al mismo tiempo que se concentra la riqueza.

A pocos días de haberse denunciado el escándalo, Londres y luego Glasgow se verían alertadas por "nuevos ataques terroristas". Inmediatamente los periódicos cambiaron sus prioridades, dando mayor cobertura a esos nuevos ataques terroristas. Luego de haber conocido las joyas de la CIA, que incluyen asesinatos, secuestros, uso de drogas en su propia población, operaciones encubiertas, voladura de aviones, torturas etc. ¿Todavía cree usted que es el terrorismo la mayor amenaza del mundo y no la administración fascista de los EE.UU. y la poderosísima oligarquía que gobierna al mundo? El esfuerzo de papa Bush para crear el "gobierno paralelo" ha sido hasta hoy exitoso.

Fuente: www.lahora.com.gt - 280607/050707


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.