Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿O es o se hace?
Por Carlos E. Wer G. - Guatemala, 23 de julio de 2007

La visita de Thomas Shannon, Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Hemisféricos nos viene a "ayudar" a identificar las amenazas a las que se enfrenta nuestro país: narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado. Y confirmar que nuestras serviles autoridades han aprendido bien la lección y que la repetirán obedientemente, y tratar de chantajearnos con los condicionamientos a la ayuda, (de $600 millones que han solicitado esos no solo lacayos, sino ladrones), si seguimos obedientemente las instrucciones que nos viene a impartir.

¿Es o se hace? quisiera recomendarle el investigar acerca de:

Primera amenaza: El narcotráfico es una geopolítica del gobierno fascista de su país, copia de la que llevaran adelante con sus compinches ingleses, durante las Guerras del Opio que permitiera, no solamente abrir a cañonazos los puertos chinos al comercio del opio, sino adueñarse de Hong Kong, desde donde aún hoy día manejan su producción y consumo a través del Hong Kong Shangai Bank (HSBC). En la versión moderna, usaron a Sir George W. Bush, para inundar de crack y droga barata, primero California y luego todos los Estados Unidos. ¿Alguna duda? Puede consultar el resultado de la Comisión ordenaba por el Senado de su país, "Comisión Kerry", por la que Bush está sujeto a cinco juicios ante el Tribunal Federal de los Estados Unidos en el Distrito de Columbia: 1.- Por asociación delictuosa. 2.- Conspiración para importar estupefacientes. 3.- Empresa delictuosa continua (Jefatura de una banda narcotraficante). 4.- Conspiración para estorbar la administración de la Justicia. 5.- Conspiración para estorbar las funciones del Congreso.

¿No las temibles maras tienen su origen en Compton, California cuando empiezan las batallas por territorios para la distribución de la coca de Mr. Bush?

Segunda amenaza: Terrorismo, (sin tratar de insinuar que solamente lo propicia su país) es también parte de la geopolítica de los grandes intereses económicos mundiales que utilizan el poder de los E.U. para beneficiarse. ¿No su vicepresidente Chenney presionó a esta misma agencia para obtener documentos falsos que justificaran la invasión de su país a Irak? ¿Está usted enterado del escándalo de la BAE británica, que alcanza a la Corona británica y a la administración estadounidense, en la que se ven involucrados 160 mil millones de dólares, y que se acercan obtener ciertas informaciones sobre el 9/11?

¿No crearon ustedes la NED, el Proyecto Democracia, Clean Break, los "Sicarios Económicos" de la Agencias Internacionales de Crédito etc. para generar guerras, asesinatos, atentados, golpes de Estado, etc. de todo aquel funcionario o país que se opusiera a sus políticas económicas?

Este párrafo extraído de los documentos desclasificados de la CIA lo entenderá perfectamente:

"Study of Assassination." A how-to guide book in the art of political killing, the 19-page manual offers detailed descriptions of the procedures, instruments, and implementation of assassination. "The simplest local tools are often much the most efficient means of assassination," counsels the study. "A hammer, axe, wrench, screw driver, fire poker, kitchen knife, lamp stand, or anything hard, heavy and handy will suffice." For an assassin using "edge weapons," the manual notes in cold clinical terms, "puncture wounds of the body cavity may not be reliable unless the heart is reached....Absolute reliability is obtained by severing the spinal cord in the cervical region".

El espacio no permite mayores explicaciones, pero !usted tiene acceso a ella!

¿Es o se hace?

Fuente: www.lahora.com.gt - 210707


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.