Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ayer Check-Point, en Guatemala Price Water House Cooper y …¿En Costa Rica?
Por Carlos E. Wer G. - Guatemala, 15 de octubre de 2007

Tengo que confesar que me equivoqué. Que contrariamente a lo que debiera de ser la costumbre de quien analiza, nunca debí dejarme llevar por los sentimientos que me impulsaban desear de todo corazón que el pueblo tico, tradicionalmente culto y habiendo construido una sociedad, con mucho la más democrática de Centroamérica, diera el ejemplo al rechazar el abuso de quienes, encabezados por su servil presidente, les trataban de imponer el Tratado de Libre Comercio. Y olvidé, lo que he estado escribiendo desde aún antes de las elecciones mexicanas que llevaran a otro saltimbanqui de los intereses oligárquicos mundiales, a la presidencia del hermano pueblo mexicano.

Y en su momento escribí, que repetirían los exitosos fraudes de los Estados Unidos, de Perú, de Costa Rica, de El Salvador, de México, de Guatemala para “acomodar” el Congreso ante la imposibilidad de hacer el milagro de colar a Giammatei a la segunda vuelta y hoy, nuevamente con nuestros hermanos ticos, a quienes la lambisconería del pavo real Premio Nóbel, les recetará la misma formula empobrecedora del Libre Comercio.

Y olvidé que la oligarquía mundial, herida en el corazón por la amenaza de colapso del sistema económico financiero que ha creado, trata a toda costa de empujar el instrumento que siempre ha usado para satisfacer sus bajas pasiones: la guerra. Y ante la inminencia de un colapso, asegurarse la posesión de todos aquellos bienes que al final de cuentas, representen valores reales, ante el montón de papel en que convertirán sus monedas sin respaldo. Que aquellos, que encabezados por los intereses de los Rockefeller y su Council on Foregein Affaires, que instrumentalizaron desde 1969 la idea de una “División Internacional del Trabajo”, mediante la cual se condenaba a los países subdesarrollados a convertirse eternamente en proveedores de materias primas y a los países industrializados en proveedores de bienes industriales.

El PPP que nos imponen, también no es una novedad, es la propuesta, antecedente también de los TLC, mediante los cuales propusieron un “Proyecto Energético Continental” en 1979. Los enormes intereses económicos en juego, que se han aliado a los traidores oligarcas guatemaltecos, no están decididos a “abrir la mano”, bajo ninguna circunstancia, ni aún la progresiva pauperización de la población del país, que hoy, en la prensa nacional, situara eufemísticamente en 51%...

Y este trozo de América Latina, de México a Colombia más la República Dominicana, que se mantiene ligado al proyecto derrotado del ALCA, no lo van a soltar por nada del mundo. Nosotros pagaremos los platos rotos de la derrota de las políticas gringas a manos de Cuba, y hoy, Ecuador, la República Bolivariana de Venezuela, Argentina y Bolivia quienes con la incorporación de Brasil, al fundar el banco del Sur, dan un certero golpe en el propio corazón de sus mafiosos BM y FMI.

Lo grave, y que estos sinvergüenzas o no se dan cuenta o simple y sencillamente no les importa, es que como me dijera ayer un amigo maya: la próxima guerra será la guerra étnica. Y lo que quizá la población ladina de Guatemala ha temido durante tanto tiempo, el enfrentamiento étnico, se verá cada vez más cercano cuando no hemos sido capaces de construir un país justo en el que todos quienes en él habitamos podamos satisfacer nuestras necesidades. Donde todos y cada uno, puedan tener la certeza de que tanto sus satisfactores, como aquellos que garanticen a las generaciones futuras una calidad de vida decente, sean posibles. Un país en el que los valores humanos sean norma de convivencia.

Permitiendo que los grupos económicos que mantienen el poder en Guatemala se eternicen, es simple y sencillamente la manera más fácil de llegar a esa malhadada respuesta. ¡Todavía es tiempo que el pueblo abra los ojos y construya una nueva sociedad!

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.