Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Totalmente de acuerdo
Por Carlos E. Wer G. - Guatemala, 31 de octubre de 2007

"No es porque las cosas son difíciles que no nos atrevemos; es porque no nos atrevemos que son difíciles".
Séneca

Durante años empecé a conocer los lazos que fueran estrechándose entre las políticas estadounidenses con el actual vicepresidente, escribí sobre ellos y cómo su figura se iba perfilando como "hombre de confianza" de ellos. Le seguí los pasos en Perú, cuando participara de la "cuadriga" implementada para expulsar a Fujimori, quien ya era molesto para los intereses oligárquicos nacionales y extranjeros de ese país. Cuadriga conformada por el Embajador estadounidense John Hamilton, el representante de los intereses nacionales y futuro presidente (al triunfo del complot), Valentín Paniagua; el en ese momento Observador de la OEA Eduardo Stein y la ONG una de las predilectas de George Soros "Transparencia Internacional".

Más tarde los intereses estadounidenses y los personales del megaespeculador Soros decidieron que su peón debería jugar un papel principal en su tierra natal. La misma cuadriga pondría aquí las cosas en orden. Hamilton fue trasladado a Guatemala y arregló el que su pupilo fuera nombrado candidato a Vicepresidente. En su auxilio Paniagua fue nombrado observador de la OEA y el lugar de Transparencia Internacional lo ocupó su "clon" Acción Ciudadana. El tamal arreglado y Guatemala celebró el ascenso de su "hombre de izquierda", convertido en el "hombre de la Embajada" y paladín de los intereses de su paisano, quien ya posee minas de oro en Sur América.

Hago esta breve relación histórica para darle mayor fuerza a las declaraciones que expresara el señor Stein, publicadas en La Prensa Libre de día de ayer (29 de Octubre). "Si no hacemos algo dramático, estamos expuestos a convertirnos en un narco-estado". Y por primera vez en varios años estoy totalmente de acuerdo con él: Nuestra Patria necesita con urgencia cambios dramáticos en su dirección. Acuerdo que solamente alcanza esa primera aseveración, ya que al continuar con las declaraciones, se vuelve a colocar en la posición de portavoz de las políticas de defensa nacidas de Washington.

Lo dramático que debe hacerse es la revolución. Es volver al cause que el país había emprendido antes de la intervención estadounidense de 1954. ¡No hay otro camino! Los caminos que nos han obligado a transitar 53 años han servido para profundizar los problemas que aquejan a la mayoría de su población. Han servido para devolver con creces los beneficios de la riqueza del país a las familias, que privilegiadas, han mantenido una permanente explotación de nuestro país y sus riquezas.

Lo dramático será devolver la propiedad de esas riquezas a su verdadero dueño. Es devolver la posibilidad de emplear la potencialidad de generación de energía necesaria para el desarrollo a su más apropiado administrador: el Estado. Es devolver la legislación que protege los intereses nacionales a su pueblo. Devolver el acceso a salud y educación. Es devolvernos la dignidad que se perdiera en 1954 al aceptar la invasión-intervención que mantiene aún hoy, en forma física, las tropas estadounidenses que protegen los recursos que su país necesita para mantener su desarrollo y su poder sobre nuestros países.

Es también protegernos de los poderes generados de la droga, generados de la misma forma en que provocaran las dos "Guerras del Opio". Es devolver al pueblo su poder de decisión sobre su futuro y eso, señor Stein, solamente es posible mediante la revolución. Lo dramático será, pues, la acción de un pueblo que pide le sea devuelto el derecho a escoger su futuro.

Fuente: www.lahora.com.gt - 301007 www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.