Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

POST DATA
Por Carlos E. Wer - Guatemala, 21 de noviembre de 2007

Aparte de la constancia en la investigación y el estudio de los trabajos de LaRouche, hoy tuve la oportunidad de encontrar una publicación estadounidense The Sovereign Individual, que aparte de coincidir con aquel acerca de la crisis creada por la explosión de la burbuja especulativa del sector vivienda, que a pesar de las concordancias, también hay un enfoque en el que difiere aquel y es, que mientras LR pronostica el colapso del sistema económico financiero de no tomarse medidas que apuntalen un nuevo tratado internacional al estilo del Bretón Woods y retorno al proteccionismo, al papel de un estado fuerte y soberano, en el que jugaran un papel de primer orden China, Rusia, India y EE.UU., The Sovereign hace un recuento de los "nuevos tiburones financieros", que construyen, sobre el que ayudan a sepultar, para erigirse en el nuevo superpoder económico, del cual dice, habrá de sacarse ventaja con los nuevos dueños de Wall Street.

The Sovereign, señala nombres, que a mi juicio no son los "de primera fila", sino aquellos que en la segunda, han sido piezas importantes en el juego del caos promovido, para darle paso al anuncio que hiciera "papa Bush", uno de ellos, ante la Cámara de los Lores en 1982, al declarar el inicio de la "Nueva Era". Entre ellos, aparte de los Bushes, señala a Carlucci, a Baker, al Carlyle Group, Hertz, Neirman Marcus, añadiendo a ella a Chenney. etc. quienes se han encargado de jugar a las crisis de las cuales la actual de la vivienda que sacude a los Estados Unidos, es solamente un "calentamiento",

Entre los pesos pesados, aparte de aquellos que han formado sus "logias" y permanecen "en la oscuridad" bajo la cual se esconde el verdadero poder económico, se encuentran miembros de la Corona Británica, quienes de acuerdo con los actuales mandamás de Arabia Saudita, lograron desviar la atención del escándalo de la British Aereo Space, quienes con "un muro de dinero" se encargaron de utilizar buena parte de los $160, 000, 000,000 de mordidas para desestabilizar lo que quisieran. En Estados Unidos, solamente se logro en pocos días que "la punta del iceberg" fuera denunciado por la prensa. No podía faltar nuestro conocido George Soros, cuyos intereses en minas de oro en Latinoamérica lo han situado en una inmejorable posición de incrementar astronómicamente sus ingresos; ¿Sr. Stein, le suena conocido?

Uno u otro, para quien se hará cargo de la presidencia, representan señales de alarma, para que pueda contar con un equipo que diseñe desde ya las medidas de emergencia necesarias para que el "chaparrón no inunde al país". Para que evalúe el apoyo al proyecto sudamericano del Banco del Sur, que representa una adecuada medida que alivie las presiones de los chacales del Banco Mundial y del FMI.

Es hora de retornar el reloj a su hora original. Es hora de que, con su conocimiento espiritual como ajquij, devuelva la justicia a quienes les han negado ese derecho. Es hora de que, con nuevos valores que impulse el ejemplo, construyamos un país, sin "indios", sin "cashlanes", sin "negros", si no solamente con seres humanos, con toda la dignidad que ello representa. Motivar a todos los guatemaltecos para que podamos trabajar y utilizar los recursos naturales que nos pertenecen, para alcanzar lo que reza el preámbulo de la primera republica soberana del mundo EE.UU.: la obligatoriedad del Estado de garantizar el bien común de las generaciones presentes y futuras. Y con esos instrumentos construir la patria que todos sonamos. Usted tiene la palabra. O escoge pasar a la historia como el constructor de esa nueva sociedad, o se estanca en otro más de lo mismo.

Fuente:www.lahora.com.gt - 201107


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.