Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Deseos
Por Carlos E. Wer - Guatemala, 27 de diciembre de 2007

Tradicionalmente las fiestas decembrinas provocan en la gran mayoría de las personas un despertar de los sentimientos naturales que impulsan a los seres humanos hacia principios que engloban al total de la humanidad. Quizá, valores que el resto del año han sido desdeñados, al influjo de estas festividades, aún cuando actualmente son sostenidos por un fuerte espíritu consumista, retoman su sentido de hermandad por el mero hecho de coparticipar de esta hermosa experiencia que se llama vida. Los deseos por el bienestar y la felicidad de otros se convierte en la diaria expresión de millones de seres en todo el globo terráqueo.

Nuestra Guatemala no es la excepción. Aún y a pesar de los múltiples problemas que la población, o al por lo menos la mayoría de ella, atraviesan, el espíritu de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, les despierta un renovado sentido de esperanza. Esperanza que al depositar sus sueños y sus aspiraciones elevadas al ente espiritual mayor, constructor de este maravilloso planeta en el que nos tocara vivir, puedan representar las respuestas a las aspiraciones deseadas.

Más, independientemente de esas aspiraciones y esos deseos por un futuro mejor, quienes estamos comprometidos en la búsqueda de un país en el que los beneficios de la acción de quienes han sido escogidos para liderar al pueblo hacia su consecución sea una realidad, nos imponemos la obligación de visualizar con realismo las posibilidades de que ellas puedan ser alcanzadas y los obstáculos que se oponen a que ello sea. En el caso del presente guatemalteco ante la asunción de una nueva administración, las expectativas crecen y la atención acerca de las medidas iniciales que declaran tomarán, deberá ser también motivo de preocupación y de alerta, especialmente cuando ellas se presentan con un alto nivel confianza. Confianza que está sustentada en los acuerdos y solicitudes de ayuda a los organismos internacionales de crédito (responsables de la imposición de políticas neoliberales que han llevado a los países del tercer mundo al desastre) y/o a gobiernos cooperantes amigos (o protectores de sus propios intereses), efectuadas por el presidente electo Ingeniero Álvaro Colom, dándonos la sensación de que, los proyectos sociales que se pretenden impulsar, estarán emparentados con la continuidad de la dependencia económica derivada del endeudamiento. Sensación que se afirma por las reuniones, tanto del presidente electo como del futuro Ministro de Finanzas con los organismos internacionales de crédito, con el pasado turbio del FMI, y el Banco Mundial.

Son precisamente las políticas de desregulación que impusieran estos organismos, los que han llevado al sector eléctrico privatizado a elevar constantemente el costo del servicio del fluido, lo que ha disminuido la posibilidad de la población menos favorecida, a soportar el alza en el costo de la canasta básica. La falta de una política para el sector eléctrico que proteja los intereses nacionales por sobre los de las empresas privadas, no permitirá el que la energía eléctrica, que representa un factor vital para el desarrollo, pueda impulsarlo con miras a la incorporación de zonas productivas a la economía nacional y al mejoramiento del nivel de vida de las poblaciones rurales. La visita a España del señor Presidente Electo y su entrevista la empresa española Iberdrola, quien pretende invertir en el sector, nos hace presumir que el nuevo gobierno no tiene ninguna intención de proteger los intereses nacionales, sino al contrario, mantendrá las actuales condiciones legales entreguistas en la contratación para la explotación de nuestros recursos naturales. Coincidentemente, la respuesta a la necesidad de impulsar el desarrollo del país por parte de los organismos internacionales de crédito FMI y Banco Mundial son la misma receta que llevó a la Argentina a la debacle económica: más inversión privada. No por ella en sí misma, sino por la legislación que no protege los intereses nacionales.

Las consecuencias fatales que para la economía mexicana han tenido catorce años de Tratado de Libre Comercio, especialmente en el sector agropecuario, aumentando peligrosamente la dependencia alimentaria de ese país, demuestran con más que claridad lo que representará para el mismo sector, especialmente en nuestro país, en el que los índices de pobreza lo mantienen ya como uno de los países más pobres de la América Latina. La disminución de áreas de cultivo, tradicionalmente usado para la producción alimenticia y que cada vez más se usa, o para cultivos para la exportación o para la siembra de caña de azúcar para la producción de etanol, complicará la capacidad de producir alimento para la población guatemalteca, especialmente. De no contar con políticas definidas para el sector agropecuario, esta situación puede fácilmente provocar descontento social.

La población indígena y campesina no dejarán NUNCA de reclamar sus derechos sobre la tierra, lo que, además de justo, se hace absolutamente necesario el que se revisen las políticas agrarias y se impulse una reforma agraria que responda a la realidad actual del país.

Las explotación minera a cielo abierto que favoreciera, no solo el actual gobierno, sino la legislación que legara el expresidente Álvaro Arzú, mediante la cuál los recursos naturales, los estratégicos incluidos, son prácticamente regalados a la inversión extranjera, mediante el pago al país de un infame 1%, requiere de medidas que declaren lesivos para el país los contratos firmados y la búsqueda de la renegociación de ellos en beneficio real para el país. La investigación acerca de los materiales que se están extrayendo de las minas, ante la especie circulante de que, al igual que con Exmibal se está extrayendo uranio y sabiendo que existen varios lugares del país en los que se ha detectado su existencia, ameritan dicha investigación para proteger recursos estratégicos de alto valor económico.

El Plan Puebla Panamá, al igual que el tratado de Libre Comercio, está diseñado para mantener el control y explotación de los recursos naturales por parte de las grandes transnacionales, entre ellos el recurso que está llamado a presentar el próximo problema serio para la humanidad debido a su escasez: el agua. La Cuenca Grijalva-Usumacinta representa la 7ª. Fuente de agua dulce más importante del globo. La no utilización de ese recurso, especialmente en su potencial para generar energía eléctrica que representaría la posibilidad de, no solamente desarrollar la parte poblada de El Peten, sino la utilización del excedente en beneficio de hacerlo con la zona norte, a la cual, a pesar de poseer fuentes importantes de agua, debido a la política de privatización y desregulación eléctrica, no le es posible utilizarla en su beneficio al estilo del gran proyecto de desarrollo del Valle de Tennesse, en los Estados Unidos (Tennesse Valley Authority por su nombre en inglés), que fuera uno de los puntales de la lucha por sacar a ese país de la gran depresión económica del 1929-33.

Independientemente de ello, la imposibilidad de brindarle a la población de El Petén una alternativa viable de mejora en su nivel de vida, le empujaría a buscar opciones ya fuera con México o con Belice, propiciando una situación alentada por los grandes intereses económicos, tal y como sucede actualmente con Bolivia en la que la región gasífera y petrolera busca su independencia, so pretexto de las políticas del gobierno de Evo Morales.

La inseguridad que prevalece en el país, íntimamente ligada al crimen organizado y al tráfico de la droga (que no solamente tiene sus raíces en Estados Unidos, sino en él los mecanismos de apropiación de los miles de millones de dólares que produce el negocio y que lo lavan sus propios bancos), requiere de una visión, que no solamente privilegie el aumento de las fuerzas de seguridad, contaminadas ellas mismas por la inmensidad de los recursos económicos que manejan esos dos flagelos, sino políticas sociales que permitan la generación de empleo, el incremento en la capacidad a acceder a educación de calidad y a los programas de salud que protejan a la población en su desarrollo. El combate al tráfico de drogas, que sitúa fuerzas militares en muchos países, creando bases militares permanentes, sirve solamente de pretexto para a través de esa presencia, asegurar la explotación de los recursos naturales locales por parte de sus empresas. Para un efectivo plan de combate a la droga, sería necesario un acuerdo internacional que respete la soberanía de los países signatarios y que el apoyo brindado por los Estados Unidos sea solamente información satelital. Grandes intereses económicos en el manejo de los TRILLONES de dólares, producto de la droga, incluyen influyentes figura políticas mundialmente reconocidas. (Investigue en Internet “Informe Kerry”). El conocimiento de estos intereses debe exigir de las políticas de combate al tráfico de droga, la preservación de los intereses nacionales, evitando caer en la Política del “Plan Colombia” que hoy existe oculto bajo un nombre propio en México y que estamos a punto de caer en ellas.

Sin embargo, todas las medidas propuestas por el futuro gobernante, así como las diseñadas en estas meditaciones, están encaminadas todas ellas a combatir la pobreza que asola a un alto porcentaje de la población. Las presidenciales, que dicen, estarán dirigidas a crear programas que protejan a la niñez, a los alumnos de las escuelas primarias para que en los poblados más necesitados puedan tener acceso a una alimentación mínima garantizada, que se creará un programa para favorecer al sector de la mediana empresa, a las mujeres etc. no han tomado en cuenta las debilidades que presenta el sistema económico financiero mundial, que amenaza seriamente con un colapso que lo comprometería de tal forma que no habría país en el mundo que no sufriera sus consecuencias.

Creo que la excesiva confianza y el entusiasmo con el que se presenta el diseño de las políticas del nuevo gobierno es, no solamente delicado sino peligroso, por cuanto despierta expectativas, que pueden quedar muy cortas, ante la crisis antes anotada y que, a pesar de tener su epicentro en la burbuja especulativa de los fondos de vivienda en Estados Unidos, ya ha demostrado en Inglaterra y en Suiza, que puede extenderse peligrosamente y que el “muro de dinero” keynesiano, sin medidas que vayan al fondo del problema, no podrán detener la caída cada vez más peligrosa de la economía de ese país.

Esta inquietud, acerca de algunos de nuestros problemas, presentada a ustedes como un aporte que lleve a encontrar soluciones al atraso del desarrollo del país, no podría sino solamente sugerir la toma de soluciones viables en el caso en que a nivel mundial se tomaran medidas para rectificar el rumbo de las políticas económicas. El abandono de la pesadilla del “Libre Mercado” y la “Globalización Económica” y el reencuentro con políticas económicas que privilegien al ser humano sobre el mercado.

Para todos nosotros, que hemos tenido el privilegio de la educación, el levantar nuestra voz para aportar nuestro pensamiento y nuestras ideas para hacer posible un mundo mejor, un mudo que sea congruente con nuestros deseos en estas fiestas decembrinas de unas felices pascuas y un ¿próspero año nuevo?.

Carlos Enrique Wer G. es vicepresidente de la Asociación 2 de Agosto de 1954 y columnista de la revista Albedrio.org

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.