Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La pareja perfecta
Por Claudia González Aja - Barcelona, Catalunya, 19 de noviembre de 2007
claudarc@gmail.com

Se encuentran en la historia distintos movimientos, ideologías, formas de pensar que se repelen (pero en fin ¿atraídas por ese “repelerse”?). Se consideran antagónicas una de la otra. El marxismo y la monarquía, Bush y Bin Laden, el amo y el esclavo, Kant y Sade.

De ésta útlima pareja, se puede decir que, en apariencia y forma, escriben de situaciones y premisas diferentes. Esciben distinto pero de lo mismo. Citando a Slavoj Žižek, Kant y Sade, son quizá la pareja más problemática del pensamiento moderno, la sentencia “Kant es Sade” es el “juicio infinito de la ética moderna, el lugar del signo de la ecuación entre dos opuestos radicales, es decir, afirmando que la sublime actitud ética desinteresada sea de algún modo idéntica a, o superpuesta con, la indulgencia irrestricta de violencia placentera. 1

Kant, por su parte, se somete a la ley de la voz, a la voz de la conciencia como ley. Su obra llega a tener un tinte extremista e insensato como bien puntúa Jaques Lacan. Intentando la anulación del sujeto barrado o en otras palabras una actualización del imperativo categórico kantiano podría expresarse así, empleando el lenguaje de la electrónica y de la automatización: Actúa de tal suerte que tu acción siempre pueda ser programada.2
Kant propone entonces, al igual que el cognitivismo/conductismo y el empirismo Lockeano al sujeto como tabula rasa. Un sujeto sin divisiones. Un sujeto que no se pregunta por su deseo. Que no se pregunta sobre el ser, sino más bien es un androide, un habitante del “Mundo Feliz” de Aldous Huxley.

Sade, se somete a la naturaleza como la ley, pretende, al igual que Kant, que se siga esta ley sin cuestionarla. Hace suyo el imperativo kantiano para tomar esta posición y de este modo Sade es un kantiano.

Kant con la ley de la voz (la voz como el das ding) y Sade con la naturaleza como ley.

¿Es la sociedad, el Otro actual una sociedad pere-versa? ¿procura que los sujetos vayan “más allá del principio del placer”, y por ende crea la ilusión de que se desea?
Así, estando occidente bajo regimenes totalitarios, en tanto parecen dar todo sin que esto sea siquiera deseado por el sujeto, toma la posición del perverso, la estructura libidinal de los regimenes "totalitarios" es perversa (el sujeto totalitario asume la posición del objeto-instrumento de la jouissance del Otro). 3 Pensar la adecuación, la conveniencia y hacer la pregunta sobre la posición del Otro contemporáneo es perentorio. Así como también lo es, pensar al sujeto en tanto su forma de inscribirse o no en ese Otro.

En la actualidad hay una sociedad, que no da lugar al deseo, a la pregunta. Que pretende crear androides y anular a los argonautas. El Otro y el otro obsesionados con el horror vacui. Que nada falte. Que se tenga todo, de más y así se sufra placenteramente. Se crea el espejismo de completud. Como ejemplo, algo tan pequeño pero tan grande como la Coca-Cola y su eslogan the real thing (¿quiere acaso confundir y dar a creer que es el das ding? ¿La Cosa?) , o se puede citar también el more que se escucha y ve en la televisión, un more a manera de “más”, more cigarrettes, more coffee, more to come… más de lo que estamos habituados a tener, más de lo que jamás podríamos desear, que habrá hasta para tirar: ahí radica el bienestar. 4
Cultura del consumismo que da todo, cuanto quiera, cómo quiera, con quién quiera, sin límites. Consecuencia: el sujeto ya no desea. Se crea la ilusión de que nada falta y si algo falta, habrán cantidades de cosas que verdaderamente “llenarán, completarán”. Todo está dado, lo que le sigue, de manera casi inmediata, es más y mejor. Este “todo” del consumismo ¿está arrojado al sujeto o el sujeto se arroja a todo?.

Lo que provoca como dice Umberto Eco, una Sensación de inhabitabilidad debida a la desatinada abundancia, la misma situación que producen esos menús tan difíciles de comer…para testimoniar al cliente la situación de “abundancia”…porque así el cliente tiene de más, more and more, y no le queda nada por desear. 5
Como consecuencia de esto, entre otras, se puede mencionar la obesidad infantil y de adultos que crece cada día más, especialmente en Estados Unidos. Traspasando los límites (pues no se conocen) y pasando por alto la salud física. La pulsión viva de muerte.

El Otro contemponáneo perverso. Es un sadiano que goza del sujeto. Pero Sade es un kantiano en el sentido mencionado en los inicios de este escrito, ambos totalitarios. Queda entonces un sujeto que desea nada. Surje, contrario pero igual a la obesidad, la anorexia y la bulimia para mostrar que donde impera el consumismo el sujeto mismo puede “consumir-se”.

Estados Unidos, esa “potencia mundial”, ese ejemplo de obesidad, consumismo, hiperrealidad, del tener... como canta el guatemalteco Ricardo Arjona: intelectuales del bronceado, eruditos del supermercado, tienen todo pero nada lo han pagado… polvean su nariz y usan jeringa en los bolsillos viajan con marihuana para entender la situacion”… 6
El sujeto de la actualidad, el contemporáneo, devora todo, consume todo pagando el precio más alto: la renuncia a preguntarse por su deseo .

Hoy, el deseo no se conoce, o es muy difícil de reconocer. No existe la pregunta por lo más particular de cada uno. Con esto, la retirada de elementos tan humanos como la angustia. Entre las consecuencias, desaparece la buena literatura, el arte. Que se pregunte entonces por qué muchas librerías están llenas de “Best Sellers”, de libros “light”, de fácil digestión y que invitan a un no pienso. Contribuyentes a una domesticación del sujeto en donde la pregunta y la verdad quedan olvidadas.
El Otro sin arte, sin poiésis, sin deseo. El sujeto en el mar del lenguaje, ahogándose, tragando todo cuanto hay en la sociedad sin preguntar nada. El intento sería entonces el de la pregunta, el de pensar en contra de nosotros mismos como sociedad guatemalteca y como individuos, una dialéctica negativa, el de no aceptar sin cuestionar. Estamos haciendo horas extras de sueño, Guatemala debió haber despertado hace mucho. ¿Estamos dormidos o muertos?

1 Žižek, S. (1998) Kant y Sade: La Pareja Ideal. lacanian ink. Consultado el 2 de mayo, 2006, de http://es.geocities.com/zizekencastellano/artKantysade.htm
2 acan, J. (2003). El Seminario 7 La Etica del Psicoanálisis. p.96. Buenos Aires: Ed. Paidós. 2003.
3 Žižek, S. (1998) Kant y Sade: La Pareja Ideal. lacanian ink. Consultado el 2 de mayo, 2006, de http://es.geocities.com/zizekencastellano/artKantysade.htm
4 Eco, U. (1998). La estrategia de la Ilusion. (3a Ed.). Las fortalezas de la soledad. (P.17). Barcelona: Ed. Lumen.
5 Eco, U. (1998). La estrategia de la Ilusion. (3a Ed.). Los Castillos Encantados. (p.31). Barcelona: Ed. Lumen.
6 Arjona, R. Si el Norte fuera el Sur (1996) (canción) en: http://www.lyricsdownload.com/ricardo-arjona-lyrics.html. Sony Discos.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.