Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Tras las huellas del jaguar
Por Claudia Benavente - Guatemala, 12 de noviembre de 2005

El felino más grande de América se extingue, por esto impulsarán una campaña para recaudar fondos y proteger así su hábitat.

1.La palabra jaguar proviene de la palabra indígena “Yaguar”, que significa “el que mata de un salto”. Su nombre científico: “Panthera onca”, quiere decir “cazador cauteloso con garras formidables”.

2.Habita en los bosques tropicales húmedos americanos.

3.Los mayas consideraban al jaguar como símbolo del Sol, una deidad asociada con la vegetación, el agua y la vida. Por esto, Balam (jaguar, en maya-quiché) ocupaba uno de los peldaños más altos en al jerarquía de los dioses mayas.

4.Los bosques de la selva maya, compartidos por México, Guatemala y Belice, constituyen la única área en el hemisferio norte y centro del continente americano que alberga poblaciones de esta especie.

Que sea el más grande y fuerte de los felinos no le ha servido al jaguar para salvarse de sus depredadores. Cada año es menor la población, y es que su hábitat cada día es destruido por la expansión de la frontera ganadera y agrícola.

Hace tres décadas habitaba desde el sur de Estados Unidos hasta Argentina, pero a finales de 1980 dicha especie se redujo al 67 por ciento.

Actualmente, sólo se le ve en las selvas de México, Guatemala y Belice, y vive cerca de ríos, pantanos y bosques con vegetación espesa para acechar a su presa, como venados, coches de monte, osos hormigueros y tepezcuintles.

Tal es el peligro de desaparecer que la Convención de Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites, por sus siglas en inglés) lo ha colocado en el Apéndice I, el nivel más alto de protección.

Por su parte, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) también lo tiene en la lista roja de fauna en peligro de extinción, sobre todo por ser uno de los pocos países donde todavía se encuentra este espécimen.

Por esto varias organizaciones iniciarán la campaña Balam, al rescate del jaguar y su hábitat, para recaudar fondos.

El gran felino

El jaguar es un felino de pelaje naranja-dorado que puede llegar a pesar 600 libras, se diferencia de otros felinos por las manchas en forma de círculos con puntos en el centro, eso los ayuda a esconderse entre las sombras de la vegetación.

Pasa la mayor parte del tiempo en la tierra, aunque es buen nadador y trepa con mucha facilidad. Mata a las presas pequeñas golpeándolas con sus garras, y a las grandes, mordiéndolas en el cuello.

Son solitarios y se reúnen casi exclusivamente para aparearse, a excepción de las madres y sus cachorros, que pasan alrededor de un año y medio juntos. Las hembras dan a luz de una a cuatro crías, aunque lo más común es que tengan dos.

Siguiendo sus pasos

El jaguar todavía es visto en la selva de la Laguna del Tigre. Un grupo de investigadores, entre ellos Defensores de la Naturaleza, han capturado diez jaguares y les colocaron un collar con un GPS (Global Positioning System, por sus siglas en inglés)para conocer sus movimientos durante un año.

El resultado demostrará qué tanta distancia recorren y, sobre todo, el área de actividad para su conservación.

Ahora, la idea es ampliar el proyecto a Sierra de Lacandón, siempre en Petén, donde se quiere hacer lo mismo, por lo que Defensores de la Naturaleza y Monte Carlo Verde lanzarán una campaña para recaudar fondos.

Será en enero del próximo año cuando se empiece a ver la publicidad para motivar a las personas y empresas a participar en la campaña.

El objetivo es un esfuerzo para apoyar la conservación a largo plazo de los jaguares, no solo por la importancia biológica, sino por la cultura que nos heredaron nuestros ancestros mayas, dice Carlos Fernández, gerente de Monte Carlo Verde.

La campaña se desarrolla en el marco de la estrategia regional para la conservación del jaguar en las selvas mayas, conocida como Jaguares sin Fronteras, desarrollada por representantes de México, Guatemala y Belice.

Más acerca de la campaña Balam

Sierra de Lacandón es el segundo parque más grande en Guatemala, con más de 200 mil hectáreas, donde se protege una variedad de ecosistemas de gran valor ecológico y cultural como la cuenca del Usumacinta, fauna como la Pantera onca y los bosques asociados a un sistema montañoso.

Si le interesa conocer más acerca de la campaña Balam y de cómo puede ayudar a conservar esta especie en peligro de extinción, puede comunicarse con Pilar Negreros al teléfono 2440-8138 o escribir a pnegreros@defensores.org.gt

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.