Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La delincuencia nos supera
Por César Montes - Guatemala, 8 de julio de 2005
cmontes1@yahoo.com.mx

No me causan ninguna piedad las maras, pero la llamada "limpieza social" no es el camino de la ley.

Guatemala es más susceptible de ser amada si la imaginamos como una patoja de pelo esponjado, piel tersa y ojos color de sus montañas. Por eso la amo tanto como lucho por hacerla mejor, porque es posible.

Desgraciadamente hay empresarios cavernícolas que sólo piensan en su chequera en US $, no entienden que la responsabilidad social es una inversión redituable; que es necesario empeñarnos en sueños perfectamente realizables.

Estamos bajo presiones agudas: la situación económica y la inseguridad ciudadana.Dos temas de angustia nacional a los que debiéramos ponerle atención, sobre todo por la sobredeterminación que tiene una sobre la otra. Mejorando substancialmente la situación económica, se combate y diluye alto porcentaje de la delincuencia derivada del hambre y desesperanza. La violencia generada por poderes ocultos y paralelos debe combatirse con organismos especializados. De pronto resurge el planteamiento de la CICIACS, con la esperanza de que ahora se inicie el proceso, de manera más ordenada y consensuada con sectores que se opusieron antes.

El feminicidio como fenómeno inexplicable socialmente, crea problemas que demandan acción antes de que siga agudizándose.No me causan ninguna piedad las maras, pero los métodos de "limpieza social" con que se justifican torturas y asesinatos no son el camino de la ley. El ritmo de criminalidad supera la capacidad de investigación y persecución. Y nos preocupa sobre todo que en "La Máquina", en el Nororiente, el narco se convierta en otro fenómeno que no estamos, como nación, en capacidad de enfrentar victoriosamente.

Tenemos los guatemaltecos la obligación de participar en una cruzada nacional contra el hambre, la delincuencia, las maras, el narco, y toda laya de delincuentes. Lo advertí en esta columna 7 años antes: viene una ola de violencia que lo mismo afectara a los generales, empresarios, excomandantes guerrilleros, campesinos y pobladores. Ese momento ya llegó.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.