Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

País de alto riesgo
Por César Montes - Guatemala, 14 de octubre de 2005
cmontes1@yahoo.com.mx

Heroísmo de ciudadanos comunes se brinda sin esperar reconocimiento.

Tres mil millones de pérdidas estimadas. Cantidad pavorosa que el Gobierno no cuenta en reserva para desembolsar. Pero Guatelinda está de pie, no de rodillas. La solidaridad se manifiesta ampliamente. Tres millones de guatemaltecos fueron afectados por la tormenta Stan. El resto del país está brindando apoyo sin esperar la ayuda internacional que generosamente empieza a llegar.

Heroísmo de ciudadanos comunes se brinda sin esperar reconocimiento. Así, Mario Cojtí, técnico de Fondo de Tierras, arriesgó su propia vida para salvar una mujer arrastrada por la corriente. Madre Tierra, organización de mujeres campesinas, en coordinación con Fundación "Turcios Lima" hicieron llegar comida y agua a finca "Lupita" y Willy Wood al sur de Santo Domingo Suchitepequez. Otras ONG como Intervida, con propios recursos brindan ayuda pronta donde los caminos lo permiten. Cruz Roja, Bomberos, ciudadanos voluntarios, empresarios, empleados, pilotos aviadores, camioneros y decenas de miles de campesinos, apoyan en rescates, se ayudan entre sí, en un trabajo lleno de heroísmo.

En Mazatenango, ciudadanos de la sociedad civil establecieron organismo de apoyo en el Cuartelón apoyando con recursos propios de los vecinos a las comunidades que los han requerido. Honor a todo ese ejército de solidaridad que se manifiesta generosamente sin salario alguno.

Lo hemos perdido todo es frase común en toda la Costa Sur y el Altiplano. No se puede seguir actuando con normalidad. Es un estado de excepción y así debe comportarse todo el país, para superar este primer momento y la reconstrucción posterior. Los presupuestos no ejecutados a esta altura del año deberían transferirse para la reconstrucción. El presupuesto nacional ya se está reorientando para enfrentar la situación de calamidad. Es la más grande tragedia sufrida por tormenta alguna, superior a las pérdidas durante el Mitch.

La tormenta puso desnudas las desigualdades y carencias. Quienes construyen en zonas de alto riesgo carecen de recursos para comprar lotes y construir viviendas en sitios seguros. Como siempre, se confirma que los campesinos pobres son los más vulnerables, y no como eufemismo economicista o frase manida. Reconstruyamos un país más justo y equitativo, y no más de lo mismo. Somos país de alto riesgo.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.