Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El 13 de noviembre
Por César Montes - Guatemala, 5 de noviembre de 2005
cmontes1@yahoo.com.mx

Este grupo de militares autodepurado, más tarde conformaría el movimiento guerrillero.

El 13 de noviembre de 1960 se rebeló contra el gobierno de Ydígoras un grupo importante de oficiales del Ejército con las mejores tropas de la Policía Militar. En la finca Helvetia, en Retalhuleu, el Ejército norteamericano entrenaba al ejército mercenario de cubanos anticastrista; esa fue una de las causas de ese levantamiento. La incapacidad de los mandos militares de aquella época en la institución, la corrupción interna y gubernamental, la insatisfacción castrense ante la falta de profesionalización fueron otras de las causas.

Se conformó una corriente de oficiales jóvenes insatisfechos que fueron apoyados por otros de graduación de Capitán a Coronel que también se integraron a la conspiración.

La intervención descarada de la embajada americana propició la derrota de los conjurados. Aviadores norteamericanos y gusanos cubanos inclinaron la balanza al bombardear a oficiales y soldados guatemaltecos en su propio territorio. Estaban, además del Ejército nacional, el Ejército norteamericano y el ejército mercenario de cubanos anticastristas en una violación flagrante de la soberanía nacional, el irrespeto de normas internacionales, como elementos detonantes de la insatisfacción de los oficiales patrióticos y nacionalistas.

Todos estos elementos desataron la amplia rebelión que pese a su calidad y número fue derrotada por tropas y aviones extranjeros. El papel de varios de los comprometidos en el juramento para sublevarse, que traicionaron su compromiso, proporcionó elementos de Inteligencia suficientes para derrotarlos.

Este grupo de militares auto depurado, la crema de jóvenes subtenientes entrenados en Fort Brag, Carolina del Norte como Rangers y oficiales carismáticos continuaron la insurgencia. Mas tarde conformarían el movimiento guerrillero.

El capitán Alejandro de León Aragón se constituyó, luego de la derrota del intento golpista, en el jefe militar con mas autoridad entre los ex militares. El coronel Loarca, el teniente Marco Antonio Yon Sosa fueron otros de los más connotados iniciadores del enfrentamiento armado interno. Los subtenientes Luis Trejo Esquivel y Luis Augusto Turcios Lima fueron también ocupando lugar destacado. Turcios Lima llegó a convertirse en el más prestigioso jefe guerrillero latinoamericano de la década del 60.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.