Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 3 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La crisis de los bancos
Por César Montes - Guatemala, 26 de enero de 2007
cmontes1@yahoo.com.mx

Está claro que la falta de control y regulaciones, o al menos cumplir con las pocas regulaciones de la Superintendencia de Bancos, llevó a la pérdida de los depósitos de toda su vida a los cuentahabientes.

Sin embargo, un columnista de este diario argumenta: “Lo ocurrido es debido a que nuestra legislación y regulaciones financieras imponen cargas excesivas”. Otro columnista escribió: “Entre las excesivas regulaciones hay una conocida como delito de intermediación financiera”.

Ahora resulta que es culpa de los controles estatales que los “pobrecitos banqueros” tuvieran que cometer el delito de estafa, debido a excesivas regulaciones. Los funcionarios de la SB, según las informaciones, liberaron a los banqueros de controles y evadieron la pobre legislación y supervisión existente. Los banqueros y sus cómplices en la administración gubernamental son culpables de delitos punibles.

Los funcionarios actuaron como empleados al servicio de los bancos. No cumplieron con las obligaciones que su cargo les imponía. Por falta de regulaciones y controles ocurrió la estafa masiva de los bancos.

Las ganancias son privadas, las pérdidas se socializan”. Quiebra un banco; se recurre al sistema gubernamental para que todos paguemos los millones que los banqueros estafaron a sus ahorrantes.

Aparentemente no hay forma de que recuperen su dinero quienes lo perdieron en los bancos que cometieron irregularidades. Queda el camino del endeudamiento por medio de préstamos para cubrir las pérdidas. Todos debemos pagar por culpa de gerentes de la Banca y funcionarios de la SB.

El encaje bancario debe estar por el 14% y las autoridades de la Superintendencia sabían que estaba apenas por el 8%, y no hicieron nada. No sólo es omisión de denuncia; más bien, es complicidad con conocimiento de causa. No está la situación para hacer política electorera por esta crisis del sistema bancario. La quiebra de los bancos no es algo natural que debamos aceptar, sobre todo, por la forma como ocurre. El circo que arman los diputados no es serio, responsable ni políticamente correcto. Sobre todo, porque los legisladores han intentado crear comisiones, artificialmente, para disponer del presupuesto nacional que mantenemos todos los ciudadanos.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.