Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Rigoberta Menchú
Por César Montes - Guatemala, 2 de febrero de 2007
cmontes1@yahoo.com.mx

La sola posibilidad de que sea candidata de Encuentro por Guatemala, es una bomba.

La doctora Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz, conocida por quienes la queremos como La Rigo, ha causado conmoción. La sola posibilidad de que sea candidata a Presidenta de Encuentro por Guatemala fue una bomba. El racismo se desató; el machismo, peor, así como el oportunismo de quienes ahora dicen que la postularían.

El mensaje está dado: hay una nueva situación donde Rigoberta sería candidata, y muy posicionada, para derrotar al que puntea. Algunos afirman que ganaría en primera vuelta; otros, que sería en la segunda, pero gana seguramente.

Los más críticos son de izquierda, como siempre. La antropofagia política desatada ante una posibilidad. El deporte mejor practicado por esta corriente —ser enemigo acérrimo de otro izquierdista— afila críticas, conceptos y valoraciones, o como le quieran llamar a los virulentos ataques desde sus estructuras orgánicas o entre corrillos.

Si aceptara, modificaría el panorama actual, porque los candidatos no levantan tanto revuelo. Hay quienes se preguntan si hubo o no demandas inaceptables de La Rigo al proyecto del Encuentro, si ni siquiera ha aceptado.

Estaría claro que tras de sí no tendría dinero dudoso o mal habido. Llevaría el planteamiento de los sectores indígenas y que no son todos los mayas (algunos la adversan más que los ladinos). No hay peor cuña que la del mismo palo.

Comparto con Pancho Beltranena que votarían por ella muchísimos ladinos ilustrados, cultos; porque los racistas ignorantes la adversarían. Su sola postulación sería muestra de que salimos del subdesarrollo político y entramos a la modernidad. Pero son sólo escenarios, porque a mí, menos que nadie, me gustaría presionarla por este medio. Ella sabe que le propuse ser candidata cuando aún no tenia edad, pero sobre todo, cuando no había condiciones para ello; dicho en términos políticos.

Por eso me alegra que se sacudan las tranquilas conciencias de los políticos (candidatos o no); las de los racistas, los machistas, los ortodoxos y los genocidas, porque ya es hora de salir de lo mismo. Si ella aceptara, sería una bomba más grande que la sola posibilidad de serlo.Y para quienes me llamaron para saber si dijo SÍ o NO, les puedo afirmar que ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.