Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ni la seguridad ni la justicia funcionan
Por César Montes - Guatemala, 30 de marzo de 2007
cmontes1@yahoo.com.mx

A la diputada Nineth Montenegro pretenden enjuiciarla por perjurio.

Nadie duda de que hay Escuadrones de la Muerte enquistados en el Ministerio de Gobernación y en la PNC. Durante el enfrentamiento armado interno existieron y operaron contra ciudadanos inocentes desarmados, mujeres, ancianos y niños.

Aparecían cadáveres maniatados, torturados y con tiro de gracia; se justificaba fatalistamente: “En algo estaba metido”. Simpatizar con quienes estaban en el enfrentamiento era suficiente para que se produjeran ejecuciones extrajudiciales, nunca sometidas a investigación ni menos a juicio.

El costo de la impunidad lo pagamos ahora. Aquellos que en el Ejército, la PMA y la Nacional, la Mano Blanca que dirigían miembros del partido de la violencia: el MLN (como Sisniega Otero) operaron como escuadrones de asesinos y siguieron viviendo tranquilamente, sin ser molestados por ningún tribunal.

El Cacif salió en defensa de Vielmann, quien tenía sobrada responsabilidad, al menos por no estar enterado de lo que en el Ministerio a su cargo ocurrió.

Ni un procesado por la muerte de los diputados salvadoreños, ni de los policías en El Boquerón, ni por los muertos en El Infiernito, ni por los millonarios robos de los bancos ni se pide antejuicio para los diputados por el Pacur, ni al diputado descubierto vendiendo gasolina robada, ni a los narcos que tienen gran poder y presencia, según el ex Ministro.

Guatemala es “El paraíso para delinquir”, por la impunidad. Son demasiados los jueces y policías que pueden comprarse. Estoy seguro que no todos los jueces ni todos los policías son corruptos o corruptibles. Hay que rehacer la PNC, el Ministerio de Gobernación y el Sistema de Justicia necesitan someterse a reingeniería.

A la diputada Nineth Montenegro pretenden enjuiciarla por perjurio. Frente a una montaña de delitos y crímenes sin juicio, es a la única que hay que pedirle antejuicio, en una burla más a la inteligencia y frente a una caricatura de sistema judicial que incurre en omisiones graves frente a casos como el del general genocida, a quien no se le puede juzgar ni en el país ni en las cortes españolas. A ella se le ataca por razones políticas porque ya tiene inscrito su partido. Ahí sí, jueces y tribunales funcionan de manera urgente.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.