Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El 26 de julio
Por César Montes - Guatemala, 27 de julio de 2007
cmontes1@yahoo.com.mx

Ni todas las campañas mediáticas podrán derrotar a la isla de la dignidad.

La acción del 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba, conocida históricamente como el asalto al cuartel Moncada, es una efemérides no sólo cubana sino latinoamericana y mundial. Esa acción llevó a la muerte a la mayor parte de sus participantes y la captura de quien dirigió el intrépido ataque: Fidel Castro Rus.

La aprehensión del líder condujo a la brillante defensa que se intituló: La Historia me absolverá, documento oratorio de especial contenido. Las ideas de José Martí fueron las que propiciaron la acción. Por ello, nadie pudo ni puede acusar a aquella gesta como un acto de marxistas, más que de patriotas con el corazón henchido de valentía y dignidad.

Ahí se inicia el proceso que conduce después a la salida hacia el exilio mexicano de Fidel, donde se conocería con Ernesto Che Guevara, quien habría de acompañarlo en la invasión a la isla, en las guerrillas en la Sierra Maestra y, posteriormente, en la penetración hacia el centro de Cuba y en el triunfo de las armas contra el dictadorzuelo Fulgencio Batista, quien era apoyado y asesorado por los norteamericanos.

Este 26 de julio me he permitido rendir homenaje a los caídos en las gestas históricas que llevaron al triunfo de una revolución que ha dado muestras de dignidad que ha mantenido viva la llama revolucionaria a pesar del cerco económico más prolongado de la historia que jamás se haya tendido contra país alguno.

No podemos menos que estar satisfechos de que el camino emprendido por los cubanos no depende ni tiene el límite de la vida de su principal dirigente. Es un proceso indestructible, a pesar del retiro de Fidel de las principales responsabilidades gubernamentales. Es un raro caso de alguien a quien se ha dado por muerto, luego de múltiples intentos de asesinarlo.Y, sin embargo, nuevamente se ha levantado de sus cenizas, como el ave Fénix, y sigue participando, aunque ahora más limitadamente, en la conduccion inclaudicable de un pueblo digno de admiración por su resistencia.

Ni todas las campañas mediáticas podrán derrotar a la isla de la dignidad. Estoy absolutamente seguro de que tronarán las protestas por este homenaje justo que ahora publico. La gusanera seguramente se alborotará y me dedicarán la misma cantidad de sandeces que en otras oportunidades.

No importa; no será la primera ni la última vez que pueda decir que hemos estado criticamente en apoyo al proceso cubano. O que le debemos en Guatemala la vida de cientos de niños atendidos por los médicos de aquel país. Que, literalmente, muchos guatemaltecos han tenido el privilegio de ver de nuevo el sol de la libertad en Cuba, luego de ser operados de cataratas. Tantas y tantas deudas para con ese pueblo generoso que, a costa suya, nos ha brindado solidaridad.

Mientras tanto, seguiremos su ejemplo en bien de las comunidades campesinas y mayas que aún esperan por la justicia social.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.