Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cobardes
Por César Montes - Guatemala, 10 de agosto de 2007
cmontes1@yahoo.com.mx

Tengo certeza de que pueden atentar de nuevo contra mi vida, pero la defenderé con las uñas.

Son cobardes porque un solo hombre disparó a tres de ellos, en defensa propia, y corrieron como cobardes.

Defender a balazos la vida del señor Caridi y la de mi seguridad personal, señor Leonel Cabrera, no tiene nada de cuestionable.

Hacer caricatura de mi persona como violento porque me defendí, y ni mencionar a quienes casi matan a un empresario, miembro de la comunidad italiana, ligado a la cultura, hombre de paz y desarmado, es una verdadera cobardía. Hacer caricatura porque evité a balazos que no remataran al señor Caridi y al agente Cabrera es una cobardía. Ambos son muy valientes, de quienes sus esposas e hijos pueden sentirse orgullosos. Sienten orgullo de ellos, los habitantes del barrio que presenciaron a los 3 pistoleros huir ante un solo hombre que los persiguió corriéndolos por toda la cuadra. Cobardes los que cometieron el atentado, y más cobarde quien presumiblemente es autor intelectual y pagó a unos sicarios. “Conmigo no se juega”.

Fue un atentado y no un intento de robo de autos. ¿Por qué un ladrón de automóviles destruiría a balazos los vidrios del mismo? ¿Para qué robarse una camioneta vieja como la mía?

No había ninguna balacera en el sitio cuando llegamos con mi seguridad. ¿Un guerrillero con experiencia iba a meterse en medio de una balacera ajena?

El incidente no fue nada confuso sino el primer y único intento de ejecución de un Comandante Guerrillero guatemalteco atacado desde la firma de los Acuerdos de Paz. ¿Es incidente “confuso” que lleguen directo tirando a matar a la posición del piloto, que normalmente ocupo yo?

¿Son balas perdidas las que pegaron en la cabeza al dueño del taller y en el hombro a mi seguridad, con certera puntería?

Lamento no haber herido y capturado a uno de ellos para saber de dónde vino la orden de matarme. Conmigo ese es un riesgo que corren quienes contratan sicarios. Esos son quienes atentaron contra mi vida. No eran improvisados quienes dispararon tan certeramente.

Soy Constructor de la Paz en Guatemala. No me descuido. Tengo certeza de que pueden atentar de nuevo contra mi vida, pero la defenderé con las uñas. Aquí los espero.

No podemos vivir con el terror que nos quieren imponer. Nos quieren gobernar por el miedo. ACABEMOS CON EL MIEDO. Organicémonos como ciudadanos honrados, y combatamos al crimen organizado y a la delincuencia común. Este es un concepto diferente. No hablo solamente de defendernos, sino de que los honestos combatamos, porque somos la mayoría, a los delincuentes violentos. Que los ciudadanos comunes se unan valientemente para combatir a los cobardes. Ahora más que nunca. Tendremos apoyo internacional con la CICIG para investigar a delincuentes cobardes enquistados en el MP, la PNC, en el Organismo Judicial y en el Congreso de la República. Aún es tiempo de evitar que nuestro país quede en manos de los cobardes.

Agradezco al presidente Berger, quien me llamó y me brindó pronto apoyo; a Adela de Torrebiarte, del Ministerio de Gobernación. A Embajadores que me llamaron. Al Zurdo y a todos los candidatos a presidente que se solidarizaron con este columnista. Menos a Pablo Manzana y a Colom. A todas las comunidades campesinas que llamaron. Y sobre todo a las valientes mujeres Rigoberta Menchú y Nineth Montenegro, quienes junto a su atacado partido Encuentro por Guatemala se solidarizaron con mi persona.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.