Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El pensamiento del Che
Por César Montes - Guatemala, 12 de octubre de 2007
cmontes1@yahoo.com.mx

Guardo como el más grande tesoro, el reloj que usó cuando era Ministro en Cuba.

¿Acaso alguien puede negarle el papel de intelectual riguroso, atento a los problemas teóricos y la formulación del pensamiento mas avanzado de la época?

Indudablemente que su trabajo El Socialismo y el Hombre en Cuba es un aporte intelectual de gran hombre de acción. Así, la teoría y la práctica estaban armoniosamente formando su personalidad ejemplar.

El pensamiento y acción delChe son dos partes indisolubles; partes de un todo del que no puede desvincularse lo heroico de su esfuerzo práctico y lo creador de su formulación teórica. Sembrador de virtudes individuales y personificador de procesos sociales que no pueden gestarse sin la participación del individuo que encarna ideales colectivos.

En Mexico pude adquirir El libro Verde del Che, una apretada y diversa colección de poemas de diferentes autores que él mismo copió a mano en una agenda de color verde que se perdió entre los archivos del ejército boliviano y que no pudo entenderse su valor hasta que Paco Ignacio Taibo II lo prologó este año y publicó para conocimiento popular.

Ese poemario del Che retrata su interés intelectual y su sensibilidad poética. El intelectual autocultivado que en medio de una forma de lucha abnegada llena de limitaciones, peligros, grandes exigencias físicas, sobre todo para un asmático que perdió sus medicinas al caer en manos del enemigo que lo persiguió hasta la muerte, pero que aún tuvo tiempo y ánimo para compilar sus poemas preferidos.
Forjador de conciencia social y motor de procesos transformadores; hombre de su presente con visión de futuro, es 40 años después de su muerte el personaje revolucionario mas conocido mundialmente y reconocido en su sacrificio y valor individual hasta por sus enemigos. Su imagen presente en toda gesta social del mundo, aparece en marchas en París, México, España, Argentina e, incluso en Estados Unidos.

No le interesaba el cambio económico sin la transformación ética de la sociedad. Criticó a la Unión Soviética por el abandono de las armas morales y olvidar que la lucha revolucionaria era por el bienestar y la participación de los pueblos en su propia transformación. La moral revolucionaria fue su mejor arma durante su vida como comandante en la guerra; constructor cuando fue Ministro en el gobierno cubano y nuevamente en Bolivia, donde cayó en combate.

Homenajes de presidentes sudamericanos, de ciudadanos comunes, documentales diversos y múltiples foros dedicados a su vida y lucha se hicieron presentes al cumplirse cuatro décadas de su desaparición física.

Yo estaba en La Habana , en casa del comandante Fidel Castro cuando entró el cable de agencias internacionales presagiando su muerte.

Le pregunté a Fidel qué pensaba y me dijo, con proféticas palabras: “Lo que me preocupa es la temeridad del Che que pueda poner en riesgo su vida, para salvar la de sus compañeros”. Así ocurrió porque él y otros dos combatientes cayeron heridos, garantizando la retirada de Pombo, Urbano y Benigno, entre otros, a quienes pude entrevistar cuando volvieron a Cuba. Por cierto, guardo como el más grande tesoro, el reloj que usó el Che cuando era Ministro en Cuba, el cual me obsequió el comandante Piñeiro.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.