Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Terminan las elecciones
Por César Montes - Guatemala, 2 de noviembre de 2007
cmontes1@yahoo.com.mx

¿Qué será del país, si quedamos en manos de gente que no construye?

Las elecciones deberían ser una fiesta cívica, según los políticos más “democráticos”. “La democracia es el mejor de los sistemas”, según otros. Lo cierto es que vaticiné que esta sería una campaña muy sangrienta por la intromisión de poderes paralelos y el narco. La cantidad de muertos durante el proceso refleja lo tristemente acertado de la predicción, para la cual no se necesitaba bola de cristal.

Yo debería estar muerto. Aprovechando lo convulso del proceso enviaron sicarios a asesinarme. Nadie de los especialistas en analizar estos sucesos creen, ni yo tampoco, que era un intento de robo de vehículo. Solo los encargados de la investigación, el Ministerio Publico y el parte de la PNC, descartan el atentado y tratan de desviar la investigación hacia una acción de delincuencia común.

Los ataques a balazos, o por medio de campaña negra, ofenden a la mayoría silenciosa. Ninguno de los dos candidatos son ángeles o querubines ni inocentes palomitas. Pero no es constructivo para el proceso las calumnias, la bajeza de insultos y atemorizar a los votantes para que no voten por el otro candidato. ¿Qué harán con los opositores, si llegan al poder? ¿Qué será del país si queda en manos de gente que destruye? En reciente entrevista radial que me hicieran, afirmé que ninguno de los dos partidos contendientes puede asegurar que no hay gente comprometida con el narcotráfico en sus filas.

El narco ha permeado las instituciones del Estado, los procesos electorales y tiene control territorial. Es una de las grandes amenazas y desafíos para la gobernabilidad. Si no hacemos conciencia del peligro que representa, todo el aparato público quedará en manos de ellos y seguiremos siendo un Estado fallido. Seguimos sin hacer decomisos serios de coca en Guatemala. Se captura estupefacientes por toneladas en México y en Nicaragua, los cuales pasan por el país rumbo al norte, pero es inexplicable por qué los decomisos aquí son tan escasos.

A partir del gobierno que Ríos Montt condujo desde el Congreso bajaron las capturas dramáticamente y ya no se pudo recobrar el impulso que venía de los gobiernos anteriores. Los observadores internacionales podrán darse cuenta de que, en cualquier caso, la batalla por depurar al Gobierno Central, el Congreso y los gobiernos municipales será tarea pendiente para el ganador de la segunda vuelta. Espero que “los buenos, que somos más”, tengamos los arrestos para ganarle la batalla a los malos.

Al finalizar este proceso electoral solo podemos concluir que lo que llaman “democracia occidental” es una verdadera farsa donde, amparados en ella, no podemos elegir sino solamente votar por quienes tienen capacidad de financiar millonarias campañas. Y las izquierdas, en la segunda vuelta, son el furgón de cola de un tranvía llamado deseo.

Seguiré esperando al próximo atentado para que el Ministerio Público se convenza de que no fue asalto para robar mi carro lo ocurrido hace dos meses. Por ahora, las investigaciones se desvían hacia cualquier lado menos para donde debe ser. Espero estar vivo para recriminarles en sus oficinas su incapacidad o complicidad.

Mientras, esperaremos que quien gane la segunda vuelta coloque en el Ministerio de la Defensa y en el de Gobernación a personas libres de sospecha y dispuestos a la batalla.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.