Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La transición
Por César Montes - Guatemala, 17 de noviembre de 2007
cmontes@sigloxxi.com

El llamado de unidad nacional del presidente electo debe verse como sabiduría política.

Guatemala merece un mejor destino. Este es el momento más importante políticamente, desde los Acuerdos de Paz. Estamos a punto de iniciar un camino que puede llevarnos adelante o terminar de hundirnos. Parteaguas le dicen algunos.

Continuar con el proceso de transformaciones pacíficas por medio de la alternabilidad en la Presidencia no garantiza que cambiemos de rumbo. Puede ser solamente cambio de partidos, de nombre, hasta de signo ideológico. Que todo cambie para que todo siga igual. O puede ser que ahora retomemos el camino de la justicia social y el desarrollo económico. De oportunidades mejores para todos los guatemaltecos. De menos disparidades donde los ricos, como ahora, son insultantemente ricos y los pobres están en los niveles vergonzosos de la indigencia.

La ideología socialdemócrata no debe meterle miedo a nadie. No significará nacionalizaciones o confiscaciones. Hay gobiernos socialdemócratas en Europa desde muchos años y ello no llevó a dictaduras de izquierda radical, si eso es lo que temen. Hay diversas interpretaciones de la socialdemocracia, pero todos sintetizan que es un camino intermedio entre el capitalismo salvaje de derecha y la ortodoxia radical de izquierda.

A mí me gustaría que fuera un simple paso de avance en las posiciones ideológicas de un país etnocéntrico, urbano céntrico, racista, machista, ladino y conservador. En eso nos han convertido los gobiernos autoritarios de los militares del pasado y la derecha malinchista que nos gobernó desde 1954, cuando nos invadieran los mercenarios en la operación encubierta de la CIA.

Dos caminos lucharon por buscar la solución de nuestros problemas a partir de esa fecha: los que creímos en la lucha armada y los que creían en el camino pacífico, de evolución; de la socialdemocracia. Ambos nos respetamos y admiramos. Hubo dos nombres en esa historia: Manuel Colom Argueta y Alberto Fuentes Mohr. Ambos muertos por la mano dura que nos gobernaba. Ahora, por ironías de la historia, esos dos apellidos estarán en próximo gobierno levantando expectativas y temores.

Espero que no corran la misma suerte de sus antecesores y progenitores políticos y familiares. Deberán cuidarse, los poderes paralelos existen, la mafia de robacarros, robafurgones de combustibles, narcos y lavadores de dólares están en instituciones de gobierno y en el Congreso de la República, con inmunidad para que campee la impunidad. Hasta en el mismo partido UNE se sospecha de algunos.

Grave responsabilidad en los débiles hombros de seres humanos que deberán agigantarse. Estamos en un proceso de transición ejemplar, que hay que reconocerle al actual presidente Óscar Berger. Él sigue siendo nuestro Presidente hasta el 14 de enero a las 14 horas.

Transición también significa larga cola de oportunistas que no hicieron nada por el triunfo de la UNE, pero que ya solicitan hueso. Los que ven como botín al Gobierno. Los que consideran un error estar fuera del erario nacional.

El llamado de amplia unidad nacional del presidente electo debe verse como sabiduría política y no como debilidad de cuadros. Démosle el beneficio de la duda.

Fuente:www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.