Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Sí en Venezuela, el No para Uribe
Por César Montes - Guatemala, 30 de noviembre de 2007

No se puede hacer oposición nacional dependiendo del poder externo.

Contra todos los deseos y las encuestas de la oposición venezolana y las agencias de desinformación noticiosa, se puede estar seguro que el SÍ en la República Bolivariana, volverá a ganar aplastantemente.

La ruptura de relaciones diplomáticas con el gobierno de Uribe juega a favor de las fuerzas aliadas en torno a Hugo Chávez Frías. Parece que la miopía política que condujo a la interrupción de la mediación venezolana se convierte ahora en elemento a favor del Sí, que deberán manifestar el domingo en las reformas a la Constitución bolivariana.

El patriotismo y amor a su nación puede fácilmente conducir a interpretar que el NO se refiere al presidente colombiano Uribe.

El “¿Por qué no te callas?” ha tenido el efecto de caja de resonancia de las protestas de los países que se niegan a ser tratados como colonias o ex colonias. La defensa de las buenas costumbres o formalismos diplomáticos es lejana e inversamente proporcional a la identificación con la franqueza, llana y frontal que provocó aquella frase.

Desde ese incidente, las pasiones atacan tanto como defienden con mayor o menor pasión al Presidente venezolano. Los pueblos tienden al alineamiento con quien más se parezca a David contra Goliat.

El proceso de profundización de lo que se autodefine como el Socialismo del Siglo XXI continúa, no sin sobresaltos, pero con paso firme. Usando los mecanismos de referendo, elecciones, consultas populares y otros, reconocidos por la “democracia occidental”, la revolución bolivariana sigue validándose con legítima representatividad.

En Guatemala, algunos editorialistas advierten alarmados que Álvaro Colom, el presidente electo no debe entrevistarse con Chávez porque eso enojaría, molestaría o irritaría al presidente Bush. Como si eso fuera razón de alguna validez. Ni el imperio norteamericano ni el español deben ser adorados por los países que luchan por su soberanía e independencia. No es el beneplácito o agrado de ningún imperialismo lo que determina con quién se habla o deja de hablar.

Ahora, en América Latina y muchos países del mundo se enjuicia al gobernante venezolano como el promotor del intercambio humanitario que hubiera podido impulsar el proceso de negociaciones en busca de la paz de Colombia. La actitud del presidente Uribe ha quedado como el que cierra los caminos del diálogo y negociación para el regreso de quienes están retenidos en las montañas colombianas.

Despejado el proceso de modificaciones de la Constitución bolivariana, quedará más preciso para la opinión mundial a quién le dan la razón y a quién le corresponde la negación del apoyo y simpatía internacional.

La falta de liderazgo de la oposición venezolana y su clara dependencia de las orientaciones y apoyo político del gobierno de Bush le castran su posición. No se puede hacer oposición nacional dependiendo del poder externo. Eso ofende el patriotismo y la identidad nacional.

Con matices muy claramente diferenciados, lo que en común existe en América Latina es el viraje hacia posiciones democráticas, patrióticas, nacionalistas y de izquierda. Todas, con el método electoral que convalida los procesos en el marco de la democracia que en otras épocas se negó y en ciertas latitudes resulta una farsa.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.