Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

América
Por Carlos Guillermo Maldonado* - Guatemala, 17 de agosto de 2016

 

Impetuosas y subterráneas correntadas,
torrentes y torbellinos arrastran al criollo anodino;
América se fractura tras espantosos sismos furtivos.

Hatuey y Guaicaipuru conspiran;
Tupac Amaru y Atlacatl juntan sus guerreros;
las tamboras y los caracoles resuenan por los valles floridos
llamando a los sublevados temidos
Se aglutinan miles de coloridas banderas,
desde las enhiestas mapuches hasta las terribles montoneras.

Bolívar y Mariátegui se les unen,
Artigas, Martí y Mella engrosan sus filas;
Juárez, Morelos y Zapata, bajo sus insignias firmes caminan;
Victor Manuel, Huberto y miles más los estandartes indios blanden.

América ya parió,
muchos hermanos tiene ya su fruto,
sin embargo falta que dirija ese mesías.
Ese que en el arrabal nació,
que aprende en los combates callejeros,
explotado en las fincas
en las fábricas de los caballeros.
Ese que resiste oprobios, los vejámenes
soporta con rictus lastimeros.

América, vieja india altanera,
tu hijo levanta ya tu bandera,
arrasa los llanos,
incendia las casas patronales,
ahorca sus caporales

Pone sitio a Quito y a La Paz;
arde la Moneda y Nariño;
el fuego abrasa Lima y la Rosada,
la sangre corre por las calles de Guatemala,
Centroamérica se retuerce adolorida.
Sandino recorre de nuevo tierra recién parida.

Fonseca y Farabundo
al gringo emboscan en las Segovias y en Mato Grosso,
el Aconcagua degolla a los mercenarios con su corte filoso.

América
bella india orgullosa,
estás en pie de guerra,
cosa que a los yanquis aterra,
refuerzan sus murallas,
quieren frenar lo inevitable,
organizan redadas para cazar desarrapados.
Tzetzales en Oaxaca y Guerrero están alzados.

América india furiosa,
tanto te han humillado,
tanto te han maltratado
que hoy juntas a tus hijos en un solo sentido:
liberarte de cadenas,
escoger tu propio camino.

Cansada de promesas y sueños fallidos,
podrida de salvadores, estafadores y traidores;
hoy tomas tus propias armas,
sacudes tu cabellera de ríos,
reafirmas tus pechos volcánicos,
afinas tus ojos felinos
te lanzas contra tus sempiternos asesinos.

Ya no quieres diálogo ni concertación,
quieres pan, trabajo y tierra,
pero hoy estás consciente de que si no pisas temprano
tus verdugos no escatimaran en tu degüello,
no perdonan la insolencia del indio,
la osadía del esclavo.

Millones de ejemplos
se cuentan en tu corazón herido por esas espinas.

¿Cuántos yacen dentro de tus entrañas?
¿Cuántos se pudren en tus selvas?
¿Cuántos alimentaron a los peces en tus mares; en tus ríos?
¿Cuántos no se sabe donde quedaron?
¿Cuántos se aferran a una foto y un vaso de agua
en la eterna llama del altar familiar?

Uno de tus gigantes
pernoctaba su noche fría
bajo la pista aérea,
la verdad lo resucitó
y el héroe de la Higuera,
el grandioso Che Guevara,
hoy marcha triunfal en los estandartes de tus hijos
y los hijos de tus hijos,
florece en todos los tiempos,
en todas las conciencias,
guiando la lucha de los hambrientos y los desheredados;
el combate de los pobres y de todos los miserables.

América, una es nuestra disyuntiva,
o matamos al amo y sus esbirros
o morimos atravesados por sus sables.

Alternativa no hay si queremos vivir,
porque hasta hoy,
la que hemos llevado no es vida

Nada tenemos que perder,
porque nada tenemos
y si la vida en esto perdemos,
es porque alguien debe caer
para abonar las verdes alamedas
donde Allende acompañará al hombre nuevo.

 


* Economista y Profesor en Historia por la Universidad de San Carlos de Guatemala. - Colectivo La Gotera

www.albedrio.org.


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.