Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Trump o Clinton: ¿Quién será más beneficioso para el país y el mundo?
Por Carlos Guillermo Maldonado* - Guatemala, 23 de noviembre de 2016

Para los que aún creen que el que gane uno u otro candidato a la presidencia de EEUU, cambiará radicalmente las políticas para nuestro país, siento decirles que están muy equivocados. Hasta gente que está muy cercana al gobierno estadounidense como los de la Cámara Guatemalteco-Americana AmCham concluyeron en un foro realizado en esta capital ayer por esta entidad, que en nada variará la política exterior de esa potencia con respecto a nuestra nación. Así que inclinarse, sin análisis de las relaciones internacionales, por uno u otro candidato, no tiene sentido pues, nadie de nuestros conciudadanos de a pie tiene beneficio con esta votación, ya que las políticas tomadas con respecto a esta región ya están trazadas por el stablishment de esa poderosa nación y la oligarquía de este lado, a quienes realmente beneficia el Plan de la Prosperidad del Triángulo Norte. El pueblo llano no tiene vela en ese entierro y en fiesta de ricos los pobres solo sirven de meseros y cocineros.

Guatemala, es una nación dependiente de ese país en todos los aspectos, así que seguirá siendo su vagón de cola mientras no haya un establecimiento de políticas realmente soberanas e independientes, o por lo menos más nacionalistas empujadas por un partido popular y una pequeña burguesía visionaria. Porque, nuestra oligarquía sigue siendo sumisa a sus designios y sus negocios siguen dependiendo en gran medida de las cuotas que ese gobierno establezca lo cual, obviamente, repercute en que nuestra economía continúe siendo anexa y vinculada a sus requerimientos. Podemos establecer que en lo único que somos importantes para los gringos es en la medida del aprovisionamiento de nuestras materias primas entre los que se incluyen nuestros recursos naturales y energéticos a precios irrisorios y en la ubicación geopolítica de nuestro territorio. Así que, mientras esta oligarquía rancia y anodina prosiga en el poder, a los yanquis les tiene sin cuidado nuestro bienestar y si simulan preocuparse por él es con el ánimo de evitar el flujo migratorio de pobres hacia su país en cuotas elevadas. De allí, que procuren algunos espacios de participación ciudadana y una mejoría en la prestación y acceso de la población mayoritaria a los servicios. Por lo demás, con que el pueblo viva en condiciones mínimas aceptables está bien pero, por supuesto, sin ideas de independencia y autonomía.

No obstante, la mirada anterior, no podemos dejar de sumergirnos en pensar quién de estos dos es mejor opción para el mundo, pues, aunque ambos representan una elite financiera que domina las relaciones sociales capitalistas más anacrónicas y mafiosas, uno de ellos es menos guerrerista que el otro. Tal es el caso de Donald Trump quien tiene una visión más de negocios, de asociaciones, de explotación capitalista pero sin recurrir a la guerra ni al saqueo indiscriminado, mientras la Clinton viene de un grupúsculo de Wall Street donde los especuladores son los que mandan y los que dictan la política exterior según la conveniencia de sus negocios lo que da como resultado que las inversiones son las que dicten por donde irá la política exterior. Y, si el mercado de armas es el más rentable en este momento por el número de conflictos que ahora mismo se libran en el planeta ya sabrán ustedes por donde irá la cosa. Sin embargo, las condiciones no pueden seguir de esa manera: viento en popa para unos vampiros que se alimentan de la sangre de millones de inocentes y con la pérdida de sus bienes y de catástrofe para esos ya descritos, porque eso lo que alienta no solo es más odio contra EEUU sino una seria contradicción para la misma economía capitalista que se basa hoy día más en la plana especulativa y en la dependencia cada vez mayor de la industria armamentista que en un comercio más variado y dinámico donde China Popular parece estar ganando la partida. Y, esto es lo que preocupa a los mismos think tanks liberales de la nomenclatura gringa.

Tras esa visión geoestratégica, entonces sí, la presidencia en manos de Trump sería de mayor distensión para el mundo. Para Guatemala, quizá el cambio sea imperceptible pero podría dar la oportunidad para que nosotros, sus ciudadanos, exijamos y luchemos por un cambio sustancial que deje atrás las relaciones sociales mercantiles simples sin perder la visión socialista del futuro.

Concluyendo, la barrera más importante de zanjar para encaminarnos a una verdadera emancipación es el debilitamiento de la oligarquía criolla quien, obviamente, tiene el respaldo del gobierno de la potencia más grande en este momento y seguiría teniéndolo con mayor ímpetu si la Clinton gana. Habría una distensión si gana Trump.

Usted que opina.

* Economista y Profesor en Historia por la Universidad de San Carlos de Guatemala. - Colectivo La Gotera

www.albedrio.org.


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.