Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 15 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Legitima Defensa
Por Carlos Enrique Mejía Paz - Guatemala, 29 de enero de 2020

5693 Iniciativa que dispone aprobar reformas al Decreto Número 17-73 del Congreso de la República, Código Penal, propuesta por el Organismo Ejecutivo por medio del Presidente de la República Alejandro Eduardo Giammatei Falla.

· La iniciativa aún no se ha conocido en el Pleno del Congreso de la República.

En la exposición de motivos se indica que:

Es imprescindible crear medidas que tienden a proteger dichas garantías, y que en la actualidad no se le considera así, por sociedad sometida a los embates de un alto índice de criminalidad que hace que las personas respetuosas de las leyes no puedan desarrollarse plenamente.

Es deber del Estado modificar los métodos coercitivos que devengan de las propias leyes, para que la ciudadanía en general pueda sentirse segura. En la actualidad la reincidencia de las personas que delinquen y atentan contra la vida y los bienes de las personas, han aumentado y debe reconocerse en forma urgente que se utilice la legítima defensa como medio de defensa de personas inocentes que utilizan sus armas de fuego para proteger su integridad física

El objeto de la iniciativa es modificar parcialmente lo que está vigente en el artículo 24 del Código Penal, Decreto 17-73 del Congreso de la República, Código Penal. Para que quede así:

Artículo 24. Son causas de justificación:

1. Legítima Defensa. Quien obra en defensa de su persona, bienes o derechos, o en defensa de la persona, bienes o derechos de otra, siempre que concurran las circunstancias siguientes:

a) Agresión ilegitima;

b) Necesidad del medio empleado para impedirla o repelerla;

c) Falta de provocación suficiente por parte del defensor. Este requisito no será necesario cuando se trate de la defensa de parientes dentro de los grados de ley o conviviente.

Se entenderá que concurren estas tres circunstancias respecto de aquel que rechaza al que pretenda entrar o haya entrado en morada propia, ajena o en sus dependencias, vehículos particulares o de transporte público o colectivo, si su actitud denota un peligro para la vida, bienes o derechos de los propietarios, moradores, pasajeros o pilotos.

2. Estado de necesidad. Quien haya cometido un hecho obligado por la necesidad de salvarse o de salvar a otros de un peligro, no causado por él voluntariamente, ni evitable de otra manera, siempre que el hecho sea en proporción al peligro. Esta exención se entiende al que causare daño en el patrimonio ajeno, si concurrieren las condiciones siguientes:

a) Realidad del mal que se trate de evitar;

b) Que el mal sea mayor que el que se causa para evitarlo;

c) Que no haya otro medio practicable y menos perjudicial para impedirlo.

Puede alegar estado de necesidad, quien tenía el deber legal de afrontar de afrontar el peligro o sacrificarse; quedan incluidos en esta causa de justificación, los integrantes de las fuerzas de seguridad del Estado.

3. Quien ejecuta un acto, ordenado o permitido por la ley, en ejercicio legítimo del cargo público que desempeña, de la profesión a que se dedica, de la autoridad que ejerce, o de la ayuda que preste a la justicia.

Será válida esta causa de justificación para los elementos de las fuerzas de seguridad del Estado, en legítimo ejercicio de su cargo, si el acto ejecutado, ya sea ordenado o permitido, es realizado para salvaguardar su integridad, la de los habitantes de la República de Guatemala, o el territorio nacional.

Indica que debe entrar en vigencia ocho días después de su publicación en el Diario Oficial.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.