Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El hombre de la era del terror
Por Claudia Méndez Villasenor- Guatemala, 14 de diciembre de 2004

Donaldo Álvarez Ruiz está pendiente de captura

Para los sobrevivientes de la represión en Guatemala, el terror tiene un nombre: Donaldo Álvarez Ruiz. Al ex funcionario, hoy prófugo de la justicia española, se le atribuyen los crímenes más abominables de la época en contra de presuntos allegados a facciones de izquierda. Violaciones masivas, torturas, mutilaciones y ejecuciones extrajudiciales forman parte de esa larga lista del horror.

Su largo exilio en México, de 22 años, no ha conseguido que sobrevivientes y familiares de víctimas de la época olviden las atrocidades que cometió Álvarez Ruiz y su equipo de trabajo, cuando dirigía el Ministerio de Gobernación, en la época del general Romeo Lucas García.

Con la ayuda de Germán Chupina, director de la Policía Nacional; Pedro García Arredondo, jefe del Comando Seis, y de Manuel de Jesús Valiente Téllez, jefe de la Policía Judicial, Álvarez Ruiz dirigió acciones de exterminio contra estudiantes, universitarios, sindicalistas y profesionales acusados de pertenecer o simpatizar con la guerrilla.

Diputado del PID

Abogado de profesión, Álvarez Ruiz incursionó en la política como dirigente del Partido Institucional Democrático (PID), creado por el Ejército para participar en elecciones.

En 1960 conoce al coronel Enrique Peralta Azurdia, quien tres años años después derrocó al entonces presidente Miguel Ydígoras. Álvarez Ruiz se transforma en su hombre de confianza.

En el PID hizo carrera y alcanzó la secretaría general. Se postuló como diputado y ganó una curul en 1966. Al concluir su período, el entonces presidente Carlos Arana Osorio lo nombró subsecretario de la Presidencia. Ya en esa época se le vinculaba con los escuadrones de la muerte y en la elaboración de listas de presuntos guerrilleros, para su ejecución.

En 1974 volvió a ganar un escaño en el Congreso y un año después fue elegido presidente de ese organismo.

Era del terror

Con la llegada al poder de Kjell Laugerud García, Álvarez Ruiz fue nombrado ministro de Gobernación. Su poder se consolidó cuatro años después, cuando el recién elegido presidente, Lucas García, lo confirmó en el puesto y le permitió elegir a su equipo de trabajo.

El 1 de julio de 1978, nombró a Chupina, Valiente Téllez y García Arredondo como sus colaboradores más cercanos. Con él, fueron los artífices de una de las épocas más crueles y sanguinarias en la historia del país.

El asalto y la quema de la embajada de España, el secuestro masivo de sindicalistas de la Central Nacional de Trabajadores, las ejecuciones extrajudiciales de Alaíde Foppa, Oliverio Castañeña, Alberto Fuentes Mohr y Manuel Colom Argueta son algunos de los muchos hechos que se les imputan.

España lo reclama

Amparada en el precepto de justicia universal, Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz, presentó una querella en la Audiencia Nacional de España contra varios militares y civiles guatemaltecos, incluido Donaldo Álvarez Ruiz.

Con base en ello, un juez español pidió su captura a México, donde reside. A Álvarez Ruiz se le señala por la muerte violenta de 12 españoles, luego de que el tribunal denegara la causa por genocidio en contra de los pueblos indígenas guatemaltecos.

La demanda fue aceptada a finales del 2003 y desde entonces los jueces españoles agilizan los trámites para procesar a militares y civiles, entre ellos, el líder eferregista Efraín Ríos Montt; el ex director de la Policía Nacional, Germán Chupina; el ex jefe del Comando Seis, Pedro García Arredondo, y Benedicto Lucas García, ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, por el asesinato de cuatro sacerdotes y ocho empleados de la embajada de España en Guatemala, en 1980.

En la denuncia, Menchú expuso que los casos son una ilustración de los delitos de genocidio, tortura y terrorismo de Estado que cometieron los sindicados.

Ayer, un juez mexicano analizaba la solicitud de la Audiencia Nacional española, lo cual es requisito para la detención, aunque, según familiares de Álvarez Ruiz, éste no se encuentra en su casa en México, donde radica desde marzo de 1982, cuando abandonó el país apenas tres días antes del derrocamiento del general Fernando Romeo Lucas García.

Nobel Menchú espera justicia

Promueve una demanda en España contra Álvarez Ruiz.

En declaraciones ofrecidas ayer, Rigoberta Menchú manifestó su esperanza de que la Policía mexicana capture a Álvarez Ruiz, a solicitud de la justicia española.

“Son largos años de espera de este momento. Yo creo que las víctimas de genocidio padecemos un dolor muy grande, que es el del genocidio prolongado”, dijo.

El anuncio de la posible captura del ex ministro es una muestra del funcionamiento de la justicia universal, aunque no sea por todos los crímenes, sino por la muerte de españoles en la quema de la embajada en Guatemala, añadió.

Tomado de Prensa Libre www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.