Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2006

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Cuando las cosas no funcionan?
Por Claudia Navas Dangel - Guatemala, 9 de febrero de 2007
cnavasdangel@yahoo.es

Compartir un poco de lo que tenemos era la idea final de mi columna anterior, y viene al caso, por las iniciativas que hay en torno a apadrinar niños y niñas de áreas rurales para que puedan estudiar. Esta ha sido la forma que han encontrado algunos maestros y padres de familia al no encontrar eco en el Mineduc.

Y no lo digo sin conocimiento de causa, porque en La Revista de Emisoras Unidas la semana pasada Herminia de Muralles de esta entidad, hablaba con personas de Santa Clara Chajúl y Bethel y les decía que el Ministerio no podía atender todas sus demandas, por un lado, está bien no prometer algo que no se puede cumplir sólo por salir del paso frente a la audiencia, pero por el otro, bastante es desconsolador, porque ella decía que un maestro bien podía atender en alguna de estas comunidades a los niños de cuarto, quinto y sexto primaria de un solo, cuando los programas de cada año escolar son bien distintos. Que sean infantes que viven en áreas alejadas y de escasos recursos no los hace ciudadanos con menos derechos.

Por otro lado está la consigna de defender las limitaciones del Ministerio por la baja asignación del PIB, 2.6% algo así como Q4,612.3 millones, mismos, que al final no se ejecutan. Así que, mientras el Mineduc justifica la falta de ejecución presupuestaria, mientras se tardan más de dos años en poner a funcionar una tele secundaria en esas comunidades, mientras creen que con nombrar uno o dos maestros en una población lejana han hecho gobierno, y cumplido su trabajo para poder cobrar su sueldo, la gente buena de Guate, que es bastante, ayuda a estos niños y niñas con una mensualidad, la gente buena, esos maestros no huelgueros ni seguidores de Joviel Acevedo organizan sus escuelas, se dedican a dar clases y les dan la oportunidad a estos niños de soñar. Por los sueños de todos ellos, es necesario exigirles a las autoridades que hagan bien su trabajo.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.