Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2006

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pispizigaña
Guatemala para los y las guatemaltecas
Por Claudia Navas Dangel - Guatemala, 30 de marzo de 2007
cnavasdangel@yahoo.es

Sé que es cansón oír (leer): ellos y ellas, niños y niñas, hombres y mujeres, ciudadanos y ciudadanas, pero así es.

Guatemala no está habitada sólo por hombres, vivimos en él mujeres, niños, niñas, adolescentes, personas de la tercera edad, indígenas, ladinos, personas con discapacidad y aunque a muchos no les parezca el lenguaje políticamente correcto (a mí me ha costado entenderlo), creo que es justo y necesario llamar a las cosas por su nombre, algo quizá difícil de aceptar y que solamente nos cala cuando nos ponemos en los zapatos de? quienes son marginados de los textos, por simplificar, porque para qué especificar, si hombre encierra a toda la humanidad y porque obras y no palabras es lo que necesita el país.

Y con esto último estoy totalmente de acuerdo, quizá si tuviéramos rampas, semáforos inteligentes, noticieros con intérpretes de señas, iguales salarios para hombres y mujeres, las mismas oportunidades para indígenas y ladinos. Si no existiera discriminación, si se escuchara más la voz de infantes y adolescentes no chocaría tanto encontrarnos artículos que diferencian a hombres de mujeres, por ejemplo, ya que al respecto hay mucho que decir, muchos términos que aprender y muchas actitudes que mejorar.

Talvez no nos molestaría escuchar en una charla el ellos y ellas, comprenderíamos por qué alguien en silla de ruedas es una persona con discapacidad y no una inválida, aprenderíamos a tener un poco más de empatía, a no juzgar a las personas por su forma de vestir o el color de su piel. Puede que suene trasnochado, pero es lo que pasa todos los días en Guate.

Y hablo de artículos, de medios, porque quienes comunicamos no sólo informamos, también formamos, y porque las palabras, el lenguaje y lo que se dice repercute. Si empezamos llamando al pan, pan, y al vino, vino, iniciamos el camino hacia el respeto a la vida de cada una de las personas que nos rodea. Así podremos ser más sensibles y accesibles y, más aún, solidarios, exigiendo al Gobierno, a las empresas y a todas las personas que lo que se haga y diga en el país sea de acuerdo a las necesidades de todos y todas, no sólo de unos cuantos.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.