Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pispizigaña
Interés sobre derechos
Por Claudia Navas Dangel - Guatemala, 12 de mayo de 2007
cnavasdangel@yahoo.es

El Gobierno está por acabar y antes de irse algunos quieren asegurarse el porvenir y el de sus hijos y, de pronto, hasta al de sus nietos, siempre pasa, y quienes tienen el poder y el dinero (ajeno, claro está) a la mano, no se tocan el corazón pensando en tín marín de do pin güe, sino que sólo en títere fue, es decir el pueblo, al final el presidente, el diputado, el alcalde, todos son iguales.

Esto viene al caso, porque en San Pedro la Laguna el alcalde Guillermo Batz, de la Gana, para más referencia, quiere, y esto ya lo dije hace dos semanas, construir en el sitio que ocupa la Escuela Oficial Urbana Mixta Humberto Corzo Guzmán un mercado.

Vaya cambio en un país en donde el analfabetismo es grande y los niveles de deserción, aún mayores. Digo, por aquello de que en lugar de facilitar la asistencia a la escuela para los niños se les entorpece, al trasladar la misma a dos kilómetros de distancia. Sorprendente decisión y más aún cuando es avalada por el Ministerio de Educación, cartera que además ignoró la ley al permitir que esta nueva escuela estuviera a menos de una cuadra de distancia de otra del Pronade, y no a tres kilómetros como está estipulado.

Esta inteligente acción de las autoridades educativas y municipales, no tomó en cuenta que, para que los niños puedan llegar al nuevo edificio, sus padres deben incurrir en gastos de transporte de aproximadamente Q3 diarios por hijo, y ya sabemos todos que en Guatemala cada familia del área rural tiene más de dos o tres hijos.

Pero bueno, a ellos qué puede importarles, si no es de su bolsa de donde sale el dinero, y qué puede importarles que estos niños abandonen la escuela, si, mejor aún, tendrán, como futuros patrones que se sienten gracias al dinero acumulado durante su estadía en el poder, mano de obra barata a la orden.

Y está visto, además, que no le importa ni a Derechos Humanos, que ya tiene todos los datos y conoce el caso, ni al Gobernador que de seguro es parte de la jugada.

A todos los mencionados: respondan, den razones, cumplan y controlen esos abusos, tengan un poco de dignidad y no violen los derechos de los niños de San Pedro.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.