Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pispizigaña
A quema ropa y sin respeto
Por Claudia Navas Dangel - Guatemala, 26 de junio de 2007
cnavasdangel@yahoo.es

Cada mañana, por masoquismo, por informarme o por compañía en mi pequeño, pero tardado trayecto a la oficina, escucho las noticias y bueno, es esta época electoral, las entrevistas, que en algunas emisoras hacen a los candidatos a presidente.

De esta cuenta, y sin ánimo de hacerle propaganda, me pareció interesante la propuesta del “Estartazo” con Josué y Celia de invitar a los candidatos y dejar que los y las oyentes preguntaran.

Todo iba bien, al menos en lo que a dudas y comentarios se refiere, no voy a hablar de las respuestas, porque esas, al menos para mí, están más que ensayadas, son promesas que no se cumplirán, palabras adornadas, son pues, la puesta en escena de un personaje perfectamente maquillado que interpreta al ansiado súper héroe chapín, listo para librarnos de todo mal.

Pero volviendo al programa, todo iba bien, hasta que la semana pasada, se presentó a Rigoberta Menchú, y la audiencia, ignorante, racista y vulgar, se dio gusto al ofender a la postulante a la presidencia.

Que si en dónde se graduó y cuál era su número de colegiada, para llamarse doctora. Abrace visto, menos mal que ya habían explicado minutos antes, que es un doctorado honoris causa.

Si usted gana , decía un tipo con tono afresado, me voy de Guate, no importa si a El Salvador o Nicaragua, pero me voy. ¡A la de veras!, favor que nos hace.

Que si va a gobernar como Evo. Asocian el ser indígena y no se dan cuenta de la realidad de cada país, menos mal que la doctora Menchú lo aclaró, mejor dicho, casi lo explicó con peras y manzanas.

Es una india resentida. No será más resentido quien afirma algo así.

Que el tener el premio Nóbel en México la hace una mala guatemalteca, que si las medicinas que vende son muy caras y de mala calidad, que si la gente de Quiché, lugar de origen de la candidata, vive en malas condiciones y ella no.

Que si es indígena….

Pocas fueron las preguntas inteligentes, quién financia su campaña, prioridades a resolver, plan de gobierno…

No entiendo porque a los otros candidatos no se les cuestionó de igual forma, aunque bueno, más que preguntas, esto fue un ataque, una ofensiva, una muestra clara de que en Guatemala, el racismo es palpable, ¿cómo votar por ella, si es de origen humilde, si es mujer, si es indígena?

Yo no sé porque no se cuestionan ¿cómo votar por fulano si ha robado o matado, si es macho, si es chafa, si es burgués, si ha mentido, si no ha comprobado cómo tiene tanto dinero, si se le vincula con el narcotráfico?

Me dio tristeza, vergüenza, incluido el comentario de Federico Velarde, el presentador, cuando fue corregido por ella sobre sus doctorados, son 23 y no 17. “Ya le subió pues”.

Lamentablemente, esta es la tendencia de los medios, los mayores espacios son para Otto Pérez y Colóm, las entrevistas a Rigoberta, siempre con un dejo de racismo, de machismo y de desdén. Falta más seriedad de parte de quienes comunican, falta más cultura, falta más humanidad, muchísima.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.