Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La adopción es un DERECHO no un negocio
Por Claudia Navas Dangel - Guatemala, 14 de diciembre de 2007

El 11 de diciembre, Día de la Dignidad de la Niñez, dos terceras partes de los diputados del Congreso de la República aprobaron la Ley de Adopciones, una solicitud que llevaba más de diez años en el tintero político, una ley además, que regulará un proceso que se había enmarañado y ensuciado demasiado.

Y aunque esto último ya se ha dicho, creo pertinente retomarlo, porque luego de la aprobación de la misma he leído y escuchado comentarios que ya sea por ignorancia o por intereses quebrados intentan de alguna forma desvirtuar esta Ley, quitarle relevancia a este proceso y desinformar a la ciudadanía.

Para empezar, la adopción es un derecho que tienen los niños, niñas y adolescentes, lamentablemente de esto, pasó a ser un negocio, muy jugoso no cabe duda, para muchos y muchas.

Si Guatemala con 12 millones de habitantes seguía a China en la "exportación" de infantes, y ese país tiene más de un millardo de personas, es lógico que los niños y niñas que se daban en adopción en Guatemala, no eran huérfanos; se fabricaban y se robaban y conozco gente a la que le robaron a sus hijos.

Que si el proceso va a tardarse dos o más años, quisiera que quienes dicen eso, leyeran la ley, y la entendieran por supuesto, hay que aclarar que las y los infantes no son pizzas, ni alimentos que se entregan en 30 minutos en la puerta de la casa, todo proceso tiene un tiempo y cuidado, no de dos años, claro, la ley no estipula un proceso engorroso, pero sí un proceso correcto.

Esta ley favorece la adopción nacional y eso es plausible, tengo amigos que ante la imposibilidad de pagar US$30 mil, no han podido darle todo su amor y cuidados a un niño o niña.

Y por último, pero no menos importante, quiero resaltar que, si bien puede ser que la coyuntura ayudara por aquello de la "pena" de las y los diputados por lo de la indemnización, lo cual dudo, el Movimiento por los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud y todas las organizaciones que lo conforman, ha venido luchando por la aprobación de esta ley desde hace años, ha trabajado porque ese papel, importante papel, sea lo más preciso y correcto posible para que pueda traducirse en acciones que favorezcan a la niñez guatemalteca. Que muchas instancias internacionales han apoyado ese proceso, y se hicieron presentes además, el 11 de diciembre en el pleno. Que las y los periodistas conscientes y los medios de comunicación responsables contribuyeron mucho también a este proceso, y es que no es sólo lo que se ve en las páginas impresas de los periódicos, sino el trabajo de radios, medios televisivos y periodistas de agencias internacionales. Y que el cansancio y la ilusión de esos niños y niñas que se asolearon en la Concha Acústica y frente al Congreso y el apoyo y seriedad de algunas personas en el Legislativo (incluidos diputados y diputadas como Mirna Ponce) fueron también detonantes vitales para que esta ley se aprobara.

Es mentira que no creamos en la adopción, lo que es verdad es que creemos que los niños y niñas son seres humanos sujetos de derecho y de respeto.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.