Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contradicciones
Por Claudia Navas Dangel - Guatemala, 21 de marzo de 2018
cnavasdangel@yahoo.es

Leer acerca de la ley aprobada por los diputados sobre que los apellidos pueden o no llevar tilde, por las 21 mil 728 enmiendas por tilde en nombres o apellidos que ha contabilizado el Renap de 2012 a 2016 me molesta, porque es como poner un parche en un problema que es permanente en Guatemala, la mala formación, la pésima ortografía de las personas, el analfabetismo funcional que nos carcome.

Así las cosas, el artículo 5 del Código Penal se reforma en algo que no es prioritario, mientras otras leyes como Ley del Sistema Nacional de Protección Integral de la Niñez, y situaciones que abordan temas de fondo siguen en el tintero.

Lo mismo sucede con el tema de la procesión de la Vulva, que se convirtió en trending topic, y la discusión se perdió en el apoyo o satanización del procurador, en si es correcto o no mostrar «una parte privada» (aunque los genitales de los hombres sean parte del lenguaje cotidiano), y el tema de fondo, es decir, lo ocurrido el 8 de marzo del año pasado y la problemática que enfrenta la juventud y en particular las niñas y adolescentes de este país ya se olvidó.

La misma Academia de la Lengua cuestiona y regula el uso del vocabulario incluyente, algo absurdo si tomamos en cuenta que las palabras existen, es decir niño y niña, ellos y ellas, no veo por qué no llamar a las cosas por su nombre.

Nos perdemos en banalidades, nos dejamos llevar por quienes desean controlar las cosas, no hemos aprendido. El accidente de la carretera Interamericana ya quedó en el olvido, tendremos que esperar un nuevo accidente para retomar el tema y hablar de las medidas de seguridad y de la búsqueda de soluciones, aunque eso sea tan solo un decir en el momento crítico.

Ahora todo esto ya no importa, estos días ni los miércoles o jueves de la Cicig van a poder desbancar a la Semana Santa, el verano, las playas, los cucuruchos y el ceviche. Así somos discordantes, dispersos y absurdos.

Fuente: www.gazeta.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.